Crear cuenta
Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Vuelvo con la segunda parte de una noche productivamente mandanguera, si aún no has leído la primera parte pincha aquí.

Después de recibir el WhatsApp y encontrarme con mis amigos, ponemos dirección a una pequeña discoteca de pueblo, donde casi todo el mundo se conoce y no mola demasiado mandanguear.

Después de una horita de risas y de disfrutar del buen rollo y la amistad de amigos y conocidos el garito se dispone a cerrar sus puertas.  A la salida, nos juntamos con dos amigas que nos tienen una propuesta preparada. Las llamaremos Zipa y Zapa, a Zipa ya la conocía y había estado bromeando con ella durante la noche, siempre es bueno y me ha encantado tener amigas. Hay que valorar mucho la amistad de una mujer…

Zipa: Bueno a David no lo conoces, David ella es Zapa – nos damos dos besitos, en fin, lo típico.

David: Abrazarme las dos que tengo mucho mucho frio – agarro a las dos chicas y nos disponemos a andar, pero se paran esperando a un amigo.

Zipa: David eso que me dices tú siempre – no recuerdo lo anterior pero seguía agarrado de las dos

David: No se a que te refieres, ¿qué te digo yo siempre? – De verdad no tenía ni pajolera idea. Zapa se limitaba a mantener el abrazo con una carita un poco tímida.

Zipa: Coño, ¿Tu no me dices siempre que huelo muy bien?

David: Ahhhhhh buenoooo pero eso se lo digo a todas jajaja – Aquí nos partimos el culo los tres, me sentía muy golfo, pillo y sincero.

Zipa: Anda y que te den – Me dice jugando y se va a por un amigo, yo sigo abrazado a Zapa.

David: Tú también hueles muy bien Zapa

Zapa: Anda ya, pero si acabas de decir que eso se lo dices a todas

David: Ya, pero hueles muy bien jajaja

Zapa: Golfo….

 

¿Qué pasa cuando afrontas la vida con alegría y diversión? ¿Qué estamos cansados de decir? Que esto se contagia. Manteniendo ese buen rollo, ese estado se contagia y puedes mostrarte todo lo golfo que quieras. Es más, si eres un chico que lo que busca es sexo rápido, esa actitud te puede venir muy bien. Si la chica lo pasa bien contigo pero sabe que eres un golfo, suele pasar que asuma que contigo solo va a obtener sexo y acabe dejándose llevar y teniendo sexo contigo. En el caso de que esto no funcione o tengamos que aflojar, ya mostraremos vulnerabilidad. Pero bueno, me estoy anticipando a los acontecimientos, sigamos…

Zipa: Es muy pronto aún, vamos a casa de Zapa a tomarnos unos cubatas

David: Pufff, yo me creo que me voy a ir a casa ya…

Zapa: Vamos no seáis aguafiestas

David: lo siento pero me vas a tener que convencer mejor. Vamos a ver en qué consiste el plan exactamente

Zapa: A ver, en mí casa tengo ron, ginebra…

David: No me termina de convencer… no se qué podríais hacerme– Aquí empiezo a jugar de forma chulifresca. Y aquí me gustaría hacer una pequeña pausa. El chulifresco es una actitud de juego para determinadas situaciones de JUEGO. Sólo lo usaremos para jugar, y no como forma de ser. La arrogancia es divertida jugando, no para conversaciones serias o momentos en que la chica nos está poniendo obstáculos en nuestro avance.

Como no podía ser de otra manera, acabo dejándome convencer y llegamos a su casa. Tras unos minutos de risas, unos amigos deciden irse dejándonos solo a un amigo y a mí y a Zipa y Zapa.

De repente mi amigo decide poner la típica canción de estriptis en su móvil. Muy inteligente por su parte.

Zipa: Eiiii, podríamos hacer un estriptis

David: Por mi encantado, a ver que coja una buena posición… vale, cuando queráis – Me sitio en el centro del sofá con cara de pervertido vicioso

Zipa: Pero después os toca a vosotros ehhh

David: claro claro, luego nosotros, venga empezad

Entre muchas risas, se van como a cambiar para ponerse sexys para el estriptis.

 

Zipa: Al final no hacemos estriptis, que nos da mucha vergüenza

Zapa: Yo necesito mucho más alcohol para eso

David: Ni se os ocurra rajaros. Vale, no os preocupéis, beber. Empezamos nosotros – Aquí a echarle morro al asunto. Si hace falta empezar nosotros empezamos nosotros, pero los estriptis siempre suelen acabar bien jajaja

 

Mi amigo se encarga de hacerle el estriptis a Zapa, nuestra amiga, yo me encargo de la otra chica que he conocido esa noche, de Zipa. Tras un estriptis mezclando el cachondeo con la sensualidad, más cachondeo que sensualidad, les toca a ellas.

David: ¿Se puede tocar no?

Zapa: ni se te ocurra, tu manitas fuera

David: Vamos a hacer las cosas serias, a si no me vas a poner nada. No sé, enseña algún pecho o algo, yo he enseñado más – No paraba de reírse, se le notaba muy cortada, en principio porque apenas nos conocíamos y habíamos hablado.

Zapa: Dios yo es que contigo no puedo…

Terminado su estriptis, Zapa intento hacerme otro, por llego a la misma conclusión, también le daba vergüenza hacerme un estriptis. Probablemente por la forma en que las miraba y sonreía.

Hubo un momento de pausa y cachondeo en el que la cosa empezaba a cambiar de rumbo, lo cual no me interesaba para nada. Había que volver a tirar de los estriptis y esta vez si, dar una dirección con todo el morro.

 

David: Bueno ahora voy a haceros yo uno a las dos a la vez

Zipa y Zapa: jajaja, venga

 

Empiezo a hacer el estriptis primero poniéndome encima de Zipa y tapándole los ojos, mientras mi amigo se levanta para hacer el relevo, y yo me paso a hacerle el estriptis a Zapa, la chica  a la que me interesaba darle la dirección.

En seguida se dan cuenta de que los dos estamos en el ajo, y me apresuro a coger un hielo para dar una dirección más clara. Me lo situó en la boca y empiezo a pasarlo suavemente por su cuello y la parte superior de sus pechos, haciéndolo lo más sensual posible, oliéndola y percatándome de que sintiera mi respiración un poco acelerada.

Aprovecho las risas para dejar el hielo de nuevo en el cubo, y sigo con la boca, besándola y pasando levemente la lengua por los rastros que había dejado el hielo, y acabar en su boca.

Como veis ropa no nos quítanos ninguna, lo del estriptis no era más que una escusa para ir a por todas.

Por ahora es todo, en el próximo artículo os contaré como acabe con ella en la cama y como conseguí superar la resistencia del último momento.

¿Qué sacamos en conclusión de esta experiencia?

–   Si te ríes, transmites buen rollo y haces reír, puedes actuar como un golfo y hacer casi lo que quieras, lo que te puede llevar a mantener una relación sexual de forma más rápida.

–  Si a ese buen rollo, lo acompañas con una decisión potente a la hora de hacer las cosas, es mucho más fácil dar una dirección. Si haces las cosas de forma decidida y divirtiéndote, nadie pensará que estás haciendo algo malo. SI titubeas pueden desconfiar, aunque ya hemos visto otras veces y seguiremos viendo que hay momentos en los que es bueno a modo de vulnerabilidad.

–  La actitud chulifresca o arrogante y divertida, de meterse con una chica y de ir de super guay por la vida, es una forma divertida de jugar. Pero solo para jugar, solo para flirtear. Para todo lo demás es una actitud muy mala. En proyectos como Seducción Científica se flipan mucho con esta actitud del chulifresco, por eso muchos echan interacciones a perder continuamente. Vamos a aprender a usar esto para divertirnos y despertar atracción jugando, no como forma de ser. Escribiremos más tarde sobre esto.

He comentado la vulnerabilidad en un par de ocasiones, en el próximo artículo de la serie veremos un ejemplo de cómo la utilicé para superar sus resistencias.

Hasta pronto, Good Life.

 

Sobre El Autor

Escribo e imparto cursos sobre desarrollo personal desde el año 2012. Mis ramas de actuación son la comunicación, la seducción, la inteligencia emocional y la meditación. Soy Graduado en Marketing y Administración, y actualmente estudio diseño de moda. Mi sueño es seguir mejorando mi vida día a día mientras intento influir en otros para mejorar la suya. Más en mi web: http://bravejungle.com

Artículos Relacionados

COMÉNTALO