Crear cuenta
Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

¡Hola chicos y chicas!

Quería compartir con vosotros este relato de seducción que tuve hace algunas noches, y que de ninguna pude imaginarme que terminaría como lo hizo. Comenzó como cualquier otra noche, haces planes con tus amigos, sales de cervezas y echas unas risas. Enseguida surgen experiencias pasadas bajo el techo de una noche de humor. En este caso se trataba de un plan que hice con una amiga que conocí recientemente junto a sus amigos del mundo latino. Dada mi procedencia latina me gusta bailar estos ritmos como salsa, bachata, o merengue.

Conocí a una preciosidad de chica a la que re-bautizaremos como Jenifer. Tras bailar un buen rato, nos reímos un poco y nos cambiamos los teléfonos, quizás podría haber conseguido más pero después de varias semanas sin salir en condiciones a seducir me estaba quedando verde de nuevo y no conseguí besarla. Total que tras varios días seguimos hablando por whatsapp pero notaba que poco a poco la conexión que generamos cuando estábamos cara a cara se estaba desvaneciendo. No obstante un evento latino, o mas bien un congreso de bachata en una localidad cercana, haría que nos volviéramos a encontrar. Días antes les argumenté mi muy lento avance con Jenifer a mis amigos Phenon y David Jungle. Estos me ayudaron a entender varias cosas que había pasado por alto y que me sirvieron como preparación a mi próximo encuentro con ella, para el que me ya me sentía dispuesto a darlo todo.

En multitud de ocasiones, los seductores antiguos se alejaban de sus amadas para darles la oportunidad de que les idealizasen, les echasen de menos y, de esa manera, tener consolidada una relación donde la pasión está a la orden del día. Hoy en día, si te dejas llevar sabiendo marcar los tiempos, tienes casi asegurado un avance hacia un punto común entre ambos.

 Síguenos en Facebook para ver nuestros consejos diarios

Finalmente llegó el día del evento. Era por la tarde y Jenifer estaba con sus amigos en el lugar para unas sesiones de baile, acudo al lugar, nuevamente risas y buen rollo hasta que me dijo que tenían que volver a sus casas para descansar y volver mas tarde a la segunda parte del evento (yo desconocía que el evento estaba dividido en dos partes), así que decidí llamar a un amigo que vivía en esa localidad y esperar varias horas hasta que regresaran poco antes de la media noche. Tras un par de exquisitas raciones de pizza en un italiano y varias cervezas en un pub cercano en compañía de mi amigo, se acercaba la hora de mi próximo encuentro con Jenifer, así que acudí al lugar del evento para verme con ellos allí. Espero de pié observando de lejos la exhibición de varios grupos de bailarines en una tarima, y justo en frente de mi el público sentado en sus butacas, hasta que me quedé con la imagen de una mujer elegante, sensual, glamurosa y de rebosante clase. Y es aquí donde resurge el seductor que me habita.

 

 

Después de mirar repetidas veces mi reloj y no ver ninguna aparición ni respuesta de Jenifer, decido ir directo hacia esta mujer elegante a la que voy a llamar Bárbara. Estaba sentada en la última fila y en todo un extremo estando libre la butaca de al lado, la veo mirando una y otra vez hacia la entrada como si estuviera esperando a alguien, no lo pienso dos veces para ir a su lado y empiezo la interacción.

Arkángel: Disculpa, ¿está ocupado? (señalo la butaca libre de al lado)

Bárbara: No, para nada, puedes sentarte si quieres.

A: Genial!, es precisamente lo que quería hacer ( me siento junto a ella)

B: (me mira y hace un gesto de sonrisa)

A: Apuesto a que tu y yo estamos en la misma situación

B: ¿Como dices?

A: Él no va a venir (Frase de Barney Stinkson sacada de la serie como conocí a vuestra madre,      XD) …..la persona a la que estás esperando, y la que yo estoy esperando tampoco creo que venga, así que prefiero estar aqui y hacerte compañía

B: Ahhh no, no estoy esperando a nadie, pero claro puedes quedarte haciendome compañía…porqué no ( se ríe)

A: Verás es que estaba allí de pié (señalando) y te he visto y no pude resistir la curiosidad de venir a conocer a una mujer tan elegante y sensual

B: jajaja, muchas gracias tu también te ves un chico muy gracioso

A partir de aquí empezamos a hablar de nosotros. Me cuenta que trabaja de enfermera por la mañana y monitora de pilates por las tardes, así como su pasión por cuidarse y mantenerse en forma. Me cuenta también que es friolera señalando su abrigo, y se lo ajusta de tal forma que deja al descubierto un escote que pese a su avanzada edad de cuarenta y poco, vislumbraba unas curvas terriblemente provocativas, un pecho muy levantado y unas curvas en general muy moldeadas.
La cualifiqué por su físico con cuidado y de forma detallada, diciéndole que es lo que me gustaba de ella y como me hacía sentir. Seguimos hablando un poco más hasta que noté un par de gotitas que venían del cielo (iba a llover y el evento era en un cine de verano). Aprovechando que el evento hizo una pausa para preparar otro espectáculo, le propuse ir a tomar una copa mientras empezaba y…..de repente visualicé a Jenifer al otro lado del recinto… me quedé en blanco pero no tardé en volver sobre mis cabales para tomar una rápida decisión, pero esto os lo contaré en el próximo artículo

¡Un abrazo y good life!

Arkángel

Artículos Relacionados

COMÉNTALO