Crear cuenta
Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Siempre he dicho que  no hay nada más seductor que una persona feliz. No creo que seduzca más aquella persona que más sabe sobre seducción, sino el que más se divierte y el que más disfruta.

Evidentemente no estoy diciendo que estemos siempre sonriendo o que finjamos un buen estado de humor que no tenemos. Habrá momentos en los que debamos ponernos serios, emotivos, tristes… la diversidad de estados emocionales es preciosa y se transmite a las otras personas. Esto además nos aporta cierta imprevisibilidad y variedad.

 

Un torrente de emociones

 

Serios pero seductores: De repente, pasamos de hacerle una broma a sexualizar de forma seria, pasamos de reírnos con ella a ponernos serios y decirle algo como “Mas te vale que dejes de reírte de esa forma tan sexy si no quieres que te secuestre aquí delante de todos. Aunque probablemente te gustaría.”

 

Emotivos o tristes pero con encanto: le cuentas una historia de cuando eras pequeño y como tu querido perro sacrificó su vida para salvar la tuya. Es bueno mostrar que somos hombres con sentimientos.

 

Hay que vivir la vida con una sonrisa, si vemos el mundo de esta forma, el mundo actuará en consonancia. Las chicas quieren rodearse de hombres positivos que vean el mundo de esta forma, la felicidad es contagiosa, si logramos transmitir esto y además aprendemos a generar atracción, nos convertiremos en personas totalmente magnéticas. Y así es como lo hice en este relato de seducción…

 

Relato de seducción: De camino al aseo…

Vamos dirección al aseo mi amigo Javi y yo, y de camino ya empiezo a jugar y a divertirme. Que tan fácil es andar con una sonrisa en la boca y saludar a todas las chicas que te miren con ganas de fiesta. Para mí no hay mejor forma de ponerme a tono en una noche con ganas de mandanga. Para ligar la cuestión no es iniciar una conversación con la primera persona que se cruce, si no de saludar y chalar con cualquier chica que inspire buen rollo, aunque sean breves gestos. Sociabilizarse con todo el mundo y todas las chicas con ganas de pasarlo bien hasta que llegue la que de verdad te mole. Para vosotras chicas y queridas lectoras, el consejo es igualmente útil y aplicable.
—¡Hola!. —les digo con mi mano mientras ellas me devuelven ese hola con simpatía.

—Madre mía, por que me estoy meando, pero con esa sonrisa me dan ganas de abrazarme a ti y no soltarte en lo que queda de noche ehh. —La cojo de la mano y le doy un abracito con mucho desparpajo.

—Jajajaja, estas un poquito loco tu ehh

—Vamos a ver… ponte en mi lugar. Pasas por aquí y te ves estas sonrisas y este ambiente de fiesta que se habéis montado las dos aquí… que vamos… merece la pena retener la meada —ellas se descojonan de la risa.

 

El humor es la nota dominante. Mientras hablo no quito la sonrisa en ningún momento y al mismo tiempo no dejo de reír. Obviamente la chica que me interesa queda totalmente contagiada.

 

—Jajajaj. Joder tío, eres muy divertido.

—Es todo culpa tuya. Me miras con esa sonrisa, y esos ojitos tan iluminados que tienes y ¿qué quieres que haga?, aunque quiera hablar de la prima de riesgo no podría. Y que conste que mi objetivo al venir a hablar con vosotras, no era otro que hablar sobre la primera de riesgo. Que queda claro por favor. —La dirección es muy clara, aunque el humor sea la nota dominante las miradas son muy profundas y procedo a narrar la situación.

—jajajaja. Eres la caña tío. Yo me llamo Aspirina

—Encantado de conocerte Aspirina, yo me llamo Paracetamol Complex

 

Los nombres son de coña ehhh. En realidad fueron nuestros verdaderos nombres. Aquí al dar los dos besos vuelvo a dar la dirección que quiero. Su lenguaje no verbal me invitada a ir directamente al grano.

 

—A ver, ven aquí, quiero darte otros dos besos más detenidamente —Me detengo en uno de los lados de su rostro e inspiro su aroma. —¿Te das cuenta de lo bien que hueles? Entre la simpatía que me estas mostrando y ese olor al final me vas a enamorar. Javi, esta chica es mía ehh. —Digo en alto dirigiéndome a mi amigo que estaba hablando con la amiga de la chica para generar un ambiente aún más divertido. La miro y vuelvo a sentir como su sonrisa se ilumina ante mí en un tono de clave de sol que comunica “estoy flipando”.

—Jajajaj, si claro, pues anda que no se te ve a ti pillo ¿Tú no eres de Murcia verdad?

—¿Cómo sabes que no soy de Murcia? ¿Qué te ha llevado a sospechar de mí y lanzarme semejante acusación?

—No tienes para nada acento murciano. Yo soy de Alicante. —me lo dice y conforme me lo dice noto sus ganas de hablar y de gustarme.

—¿Y de que remoto lugar del planeta tierra tengo acento? —Le pregunto con un tono ahora más sexy y dominante, dejando de lado el humor a favor de despertar más su sexualidad.

—Pues más valenciano o alicantino como yo.

—Pues vivo muy cerquita de ti. —Se le ilumina el rostro. Está claro que su interés es muy elevado y empieza a dislumbrar las posibilidades de un encuentro más sexual. Llegamos a este punto distensiono un poco el marco sexual hablando un poco de que hacemos con nuestras vidas, y acto seguido vuelvo al ruedo.

—Pues yo soy Policía. —Pongo cara de circunstancia. Es bueno intentar ser expresivos (sin pasarse tampoco), y comunicarnos con los gestos.

—Bueno, hay que mirarlo por el lado bueno. Si me paras y me pones una multa por lo menos cuando te vayas pensaré… me ha puesto una multa pero por lo menos la chica es atractiva… bueno en realidad pensaría que por lo menos mira que culazo tiene. —Aquí hago gala de mi humor más vulgar, al mismo tiempo que le comunico que me he fijado en su culo y que me gusta. Este es un tipo de humor muy bueno cuando en realidad se nota que somos personas educadas y lo que estamos es jugando. El contraste educación o clase con vulgaridad para jugar genera muchas risas.

—jajajajaj, a ti no creo que te pusiera ninguna multa. Pero porque me has caído —bien. —Responde verbalmente lo que ya sabía de sobra, me está pidiendo ser besada, pero las ganas de mear me atraen más después de retener tanto tiempo el Gin Tonic.

—Aspirina, de momento te aviso de que me estás gustando. A menos de que la líes mucho, que no lo creo porque pareces una chica inteligente y avispada, esta noche lo podemos pasar muy bien juntos. —Ese lo podemos pasar muy bien juntos suena completa y absolutamente a sexo conforme se lo digo. —Y ahora voy al baño que ya no puedo más. Nos vemos ahora por aquí.

 

Un poquito de cualificación para resaltar el por qué quiero verla más tarde, y además exigente, que no piense que lo tiene todo ganado conmigo para hacer así el juego más potente. Que sepa que si la caga o se pone tonta me pirare. Si nos mostramos examinadores y exigentes con la coletilla “de momento”, sentirá que no nos tiene ganados y la atracción vibrará.

—Vale, yo no me voy a mover de aquí.

 

Cuando salí del aseo seguí hablando con otras chicas y ya nada más se supo de la historia sobre Aspirina y Paracetamol Complex. No obstante surgió una nueva historia muy bonita con otra chica…

Espero que os haya gustado este relato y os animéis a salir de ligue y vivir vuestras propias historias y mandárnoslas 😉

¡Good Life!

Sobre El Autor

Escribo e imparto cursos sobre desarrollo personal desde el año 2012. Mis ramas de actuación son la comunicación, la seducción, la inteligencia emocional y la meditación. Soy Graduado en Marketing y Administración, y actualmente estudio diseño de moda. Mi sueño es seguir mejorando mi vida día a día mientras intento influir en otros para mejorar la suya. Más en mi web: http://bravejungle.com

Artículos Relacionados

3 Respuestas

  1. Freyr Berkana

    Muy bien, creo que la clave aquí es estar tranquilo, sereno, tener confianza en uno mismo, vivir la vida, disfrutar de cada momento y sobre todo mucho carisma vdd?Vamos a por ello!!!

    Responder

COMÉNTALO