Crear cuenta
Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

¿No sabes que decir después de la apertura? Te damos las claves para volver tus interacciones apasionantes, entretenidas y fluidas. Adiós al estancamiento.

¡Hola compañeros de la Good Life!

Este artículo nace de una conversación que tuve el otro día con un chico al que aquí llamaremos Daniel. Este me comentaba que conseguía abrir con solvencia a las chicas, pero que al poco tiempo no conseguía continuar y dar pie a una conversación.

He de decir que este es uno de los principales miedos que encuentro en la mayoría de los chicos. Desde mi punto de vista, todo el mundo se pone nervioso y tiene miedo al fracaso cuando quiere conocer a una chica. Conozco a muchos grandes seductores, y en mi propia piel he venido disfrutando durante tiempos inmemoriales de esta sensación de angustia previa a la apertura. Y digo bien, disfrutando, porque todo lo que sea afrontar un miedo de cara y tener la valentía para hacerlo, es un orgullo que engrandece tu ego y te inunda de bienestar y satisfacción. No estoy diciendo que el ego sea bueno, todo lo contrario. No obstante es bien sabido que el ego tiene algo muy positivo, y es que te impulsa como una catapulta a luchar por tus objetivos. Por tanto, consideraremos al “que decir después de la apertura”, como un miedo que profundiza en si mismo el miedo a la apertura, y que podrá ser combatido y apaciguado mediante el entrenamiento de nuestras habilidades comunicativas. De este modo, si conseguimos mejorar nuestra elocuencia y creatividad comunicativa al tiempo que aprendemos a dar una dirección adecuada a interacción, disminuiremos ambos miedos.

Una vez identificado el Miedo, Daniel me comentaba que después de la apertura intentaba AMPLIAR LA CONVERSACIÓN LO MÁXIMO POSIBLE. Esto es algo que le pasa a muchos chicos, y es un tremendo error de ACTITUD. La actitud, de la que ya hemos profundizado en muchos artículos, debe ser la de querer realmente conocer a esa chica, e identificar que rasgos te atraen de ella y que te puede aportar. Y esto únicamente se consigue con la observación y la cualificación.

Si usted quiere saber lo que una mujer dice realmente, mírela, no la escuche. (Oscar Wilde)

Ya lo hemos mencionado en muchos artículos y no nos extenderemos demasiado ahora, pero como sabemos, la observación es vuestra guía, es vuestro mapa, vuestra ruta. Sin ella es imposible seducir de forma natural y efectiva. Sin ella es imposible identificar esos rasgos que la hacen especial y única. Y tras identificar esos rasgos, debemos comunicárselos, debemos cualificarla y al mismo tiempo cualificarnos a nosotros, subcomunicando que nos podemos aportar mutuamente.

Yo: Me transmites mucha alegría y naturalidad María

María: La vida son dos días, para que desperdiciarlos estando seria

Yo: Yo también me considero una persona alegre, aunque tengo un trabajo muy analítico y a veces me cuesta dejarme llevar. Menos mal que ya estás tu para contagiarme y devolverme a mi yo natural

María: Claro, yo me encargo de darte caña muñeco

En este ejemplo podemos ver como tras OBSERVAR lo que para nosotros la hace única y especial, procedemos a comunicárselo o CUALIFICARLA. Aunque como todos sabemos, es complicado sobre todo al principio de la interacción que la chica se abra y se muestre muy comunicativa, lo que hacemos es abrirnos nosotros. Además aprovechamos para cualificarnos, abrir nuevos hilos conversacionales como por ejemplo nuestro trabajo, y comunicarle QUE NOS PUEDE APORTAR.

Normalmente nosotros subcomunicaremos lo que podemos aportarle a ella, y a menos que ella quiera decírnoslo, no se hará verbal. Aunque podríamos hacerlo verbal con humor arrogante y divertido.

También se puede hacer esto mismo de forma no verbal. Una mirada penetrante y tierna embadurnada de una sonrisa cálida después de que nos haya dicho algo de ella, puede actuar como un gran cualificador y generador de romance y tensión sexual.


 

Yo: ¿Así que además eres cañera? Creo que vamos a acabar haciendo buenas migas tu y yo ehh, y no precisamente migas de pan…

María: Mmmm, pues las migas de pan están buenísimas, además parece que vienen días de lluvia

Yo: Se me ocurren mejores cosas que hacer contigo para que disfrutemos de un buen día de lluvia

María: ¿Eres tu muy picante no?

Yo: Sera que tu naturalidad ha vuelto a contagiarme y me apetece dejarme llevar

María: ¿Ahora le echas la culpa a mi naturalidad?

Yo: Si, aunque creo que esa sonrisa que no paras de dedicarme y ese brillo en los ojos también tienen algo que ver. ¿No estarás intentado seducirme verdad?

Este es un claro ejemplo de combinación de tensión sexual y romanticismo en base a nuestra observación y cualificación. Como veis en las letra en negrita, nuestra observación hace de guía en la interacción. OBSERVAMOS – CUALIFICAMOS – E INCORPORAMOS ROMANTICISMO Y TENSIÓN SEXUAL. Lo de echarle las culpas a ella por intentar seducirnos es una herramienta que usamos para que se sienta partícipe y no sienta que “nos la estamos ligando”. A la gente le gusta seducir, pero no tanto ser seducida, por eso usamos esta herramienta en casos en los que asumimos mucho peso en la comunicación y avanzamos muy rápido.

María: ¿Yo seducirte a ti? Y no será al revés y eres tu el que intenta seducirme

Yo: ¿Y me lo dices con ese vestido que te queda tan tremendamente sexy? No se quien está seduciendo a quién pero yo no creo que mis labios resistan mucho más la atracción que sienten por los tuyos…

Y como punto final, una dirección claramente romántica, sexual y atrevida que te permita avanzar hacia las más altas cumbres del deseo.

Repasemos pues:

– Observamos, identificando que rasgos la hacen única y especial
– Cualificamos esos rasgos, viendo que nos puede aportar
– Damos un enfoque romántico y sexual a la interacción
– Avanzamos de forma decidida y creativa

Por supuesto este es un artículo resumen, en otros muchos artículos de esta Web ya os enseñabamos de forma detenida a observar, cualificar y generar romanticismo y tensión sexual en una chica. Si aún no los has leído te recomiendo que lo hagas ahora.

 

Próximamente seguiremos profundizando y desarrollando nuevos artículos para estos temas. Recuerda que puedes suscribirte para recibir las notificaciones en tu correo o seguirnos a través de Facebook o Twitter. También nos encanta que comentéis y nos deis vuestro punto de vista y preguntéis vuestras dudas. Los mensajes de apoyo también nos molan jaja. Os dejo con un vídeo que aplica lo que acabamos de comentar en este artículo.

¡Un abrazo y good life!

Sobre El Autor

Escribo e imparto cursos sobre desarrollo personal desde el año 2012. Mis ramas de actuación son la comunicación, la seducción, la inteligencia emocional y la meditación. Soy Graduado en Marketing y Administración, y actualmente estudio diseño de moda. Mi sueño es seguir mejorando mi vida día a día mientras intento influir en otros para mejorar la suya. Más en mi web: http://bravejungle.com

Artículos Relacionados

Una Respuesta

  1. alejandro

    Es increíble pero muy cierto, yo lo hice me quite mis ataduras mentales de encima y disfrute del momento escuche a la chica, observe y entendí lo que quería ella y ademas me pase un rato super genial con ella es solo cuestión de querer hacerlo muchas gracias David.

    Responder

COMÉNTALO