Crear cuenta
Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.


Hola, chicos y chicas. Volvemos con la serie de artículos de Psicología del Sexo. Esta vez, tras tratar los pilares de Dominación, Emocionalidad e Inmersión, hablaremos de la Variedad.

La variedad es una de las cosas más importantes que debéis tener en cuenta. Así que abrid bien los ojos, observad e imaginad. Mucho de algo bueno, es algo malo. Por eso dicen que lo bueno, si breve, dos veces bueno. Grabaos esas palabras a fuego. Uno de los mayores problemas en las relaciones sexuales, ya sea en pareja o en otras condiciones, es la monotonía. Sin embargo, con un poquito de imaginación podéis convertir lo que habéis hecho siempre en algo único, nuevo y excitante como si fuera la primera vez.

Hay una realidad que hay que tener siempre en cuenta: la religión y las costumbres nos han condicionado a ser monógamos. Esto es así, es un hecho como que el sol sale todas las mañanas. Por ello, reprimimos de manera inconsciente otra realidad que nuestro cerebro tiene bien arraigada: el ser humano necesita de diferentes parejas sexuales. Los animales son promiscuos por naturaleza, y el ser humano no iba a ser menos. La diferencia es que este último sabe reprimirse y, como todas las represiones, en el sexo no es bueno. Por ello, la tendencia natural del ser humano para estar satisfecho es buscar diferentes parejas sexuales, pues cada una podría aportarle una cosa diferente. Pero amigo/a, estás de suerte, en esto se basa la variedad. La variedad consiste en, ni más ni menos, que engañar al cerebro para hacerle pensar que estamos ante otra pareja diferente y ver así cubiertas nuestras necesidades más profundas. Por eso la variedad es un pilar tan importante, porque sin ella no nos podemos ver totalmente satisfechos sexualmente hablando. Recordemos que, en el sexo, cobra muchísima importancia el aspecto psicológico y con la variedad podremos engañar al cerebro fácilmente.

Por ello, como buen seductor/a que eres, deberás aprender a proporcionar variedad en tus relaciones sexuales, y esto se consigue variando entre dominancia, emocionalidad e inmersión, combinándolos todos a la vez o enfatizando uno por encima de otro. ¡Las posibilidades son infinitas!

Algo que sin duda va unido a la variedad es la imprevisibilidad. Ser impredecible nos hace más atractivos psicológicamente y aporta un mayor grado de excitación. La idea es tener a tu pareja sexual acostumbrada a no acostumbrarse, es decir, sorprender SIEMPRE. Esto se puede lograr alternando dominancia e inmersión, emocionalidad con dominancia, etc, etc. Puedes sorprender haciendo dos veces lo mismo y a la próxima vez no hacerlo, hacerlo muy de vez en cuando. Acostumbrar a una persona a llegar al orgasmo y cada dos orgasmos, no permitirle llegar al clímax, etc. Las posibilidades no tienen fin y en este pilar sólo tiene lugar la imaginación. De esta manera, siempre podremos mantener satisfecha la mente (y el cuerpo) de nuestra pareja sexual e incluso podrás crear cierto grado de dependencia emocional-sexual.

Para tener un gran nivel de variedad, debes variar el tipo de juegos preliminares, su intensidad y su frecuencia (a pesar de que consideramos el sexo como un todo, la mayor excitación mental se produce en la penetración, para ambos). Una vez puedes empezar con sexo oral y otras con sexo manual y viceversa. Otra vez puedes hacer penetración directamente y otra ni siquiera hacerla. Debes ir variando posturas: misionero, perrito, con ella encima, contra la pared, encima de la mesa, invertido (cuando tienes mucha fuerza), sexo anal…todo lo que el cuerpo permita. Incluso podemos forzar un poco en las posturas (sin pasarnos, recordad el apartado del maltrato en la dominancia). Haz que se corra usando su clítoris (con boca o con manos), mediante la vagina o mediante los dos, puedes hacer las combinaciones que te dé la gana. Cuando estéis en el momento de la penetración, una manera buena de variedad es ir alternando los tiempos, ya sea mediante la velocidad o la profundidad de la penetración. También a la hora de correrte puedes ir variando. Algunas veces en su boca y que se lo trague, otras veces sin tragar, en el abdomen, en el pecho, en la vagina, en el ano…El caso es ir variando.

También puedes añadir variedad como decíamos antes, usando conversación sucia mezclada con conversación emocional, variando la intensidad de dominancia y de emocionalidad. Unas veces usa solo dominancia, otras solo emocionalidad y otras veces combínalas. Una manera muy buena de introducir variedad psicológica en el sexo es mediante las fantasías.

Móntatelo como quieras, el caso es ser imprevisible. Eso te hará diferente a la mayoría de amantes que tienen sistemas rígidos  de actuación.

Sin más, me despido hasta la próxima,

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

COMÉNTALO