Crear cuenta
Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Hola, chicos y chicas. Tras los artículos anteriores de Psicología del Sexo, hoy volvemos para tratar el concepto de la inmersión. Uno de los principales problemas de las personas es la incapacidad de abstraerse de sus pensamientos lógicos, ya sean buenos o malos, durante el sexo. Esto es un error, pensar durante el sexo es un error. Durante el sexo tenemos que ser animales irracionales, que no piensan y simplemente se dejan llevar por lo que sienten. Somos puras emociones.

La inmersión es la ausencia de complejos y miedos en la cama. El nivel de inmersión que seas capaz de alcanzar en las relaciones sexuales determinará radicalmente la calidad de éstas. Mientras no os liberéis de todos los pensamientos limitantes y todas las distracciones, no seréis capaces de disfrutar plenamente de vuestro potencial sexual. Esto que parece insignificante, es uno de los principales pilares para lograr dominar el Arte del Sexo. Es fácil de entender como teoría, pero la práctica ya es otra historia.

Cómo lograr la inmersión total

Como animales sociales y reprimidos por la sociedad que somos, nuestros pensamientos van a corroer nuestra mente antes de actuar. Por ello, deberemos ser capaces de eliminar todo tipo de pensamientos o charla de nuestra mente. Los pensamientos durante las relaciones sexuales son manifestaciones de inseguridades conscientes o inconscientes. Si constantemente estás envuelto/a en tus propias inseguridades no vas a ser capaz ni de satisfacerte a ti mismo/a ni a la otra persona. Aunque puedas incluso pensar que pensamientos positivos favorecen tu capacidad sexual, en realidad hacen todo lo contrario. Precisamente, si estás pensando que vas a ser o que eres un Dios en la cama, tu subconsciente sabe que necesitas hacer esa afirmación porque no es así. Durante tus relaciones sexuales debes aspirar a la AUSENCIA TOTAL DE PENSAMIENTOS. Para lograr esto, una buena medida es practicar mediante la meditación.

La meditación se practica de esta manera: primero, te aíslas del mundo, en un sitio tranquilo donde sepas que no te van a molestar. Cierras los ojos y respiras profunda y lentamente, soltando toda la tensión de tu cuerpo. Una vez lograda cierta tranquilidad, eliminas los pensamientos de tu mente. Si necesitas concentrarte en algo, que sea en tu respiración lenta y profunda. Meditar te ayuda a dejar tu mente en blanco y liberarte de cualquier pensamiento incluso cuando no estés meditando. Este principio es muy utilizado en el Tantra. Por ello el sexo tántrico es tan valioso y los amantes tántricos son tan aclamados, porque son capaces de dejar su mente en blanco, olvidar el pasado y el futuro y dejar fluir el presente, centrándose en disfrutar plenamente del proceso y alabando el sexo como algo natural y profundamente bello. Una forma de unión entre dos personas que pasan a ser una.

Al principio notarás que tienes problemas de inmersión, por ello debes relajarte. Para lograr la relajación es fundamental la respiración. Deberá ser calmada, profunda y diafragmática, es decir, deberá ser tu abdomen el que se infla en la inspiración y no el pecho. Problemas en la relajación durante el acto sexual son frecuentes. ¿Os suena el hecho de no lograr una erección? Bien, en la mayoría de los casos se debe a este hecho y, por contraintuitivo que parezca, la solución no es esforzarnos más por excitarnos, sino relajarnos y disfrutar del presente, de las sensaciones del acto sexual, piel con piel, respiración con respiración. Si logramos esto, transformaremos la experiencia sexual en algo casi divino.

Para lograr un adecuado nivel de inmersión y eliminar pensamientos de cualquier tipo, antes debemos deshacernos de nuestras creencias limitantes, como pueden ser, por ejemplo, que por nuestro físico no seamos capaces de proveer una sensación de dominación. Esto es totalmente falso: si bien el físico es importante, la dominación se puede conseguir de manera más eficaz mediante el estímulo psicológico. Recordad que el tamaño sí importa, pero en su justa medida. Podemos ser capaces de compensar el tamaño de manera muy eficaz con el adecuado estímulo psicológico.

Otra creencia que debes eliminar de tu repertorio de inseguridades es el creer que no puedes satisfacer sexualmente a una mujer/hombre. Esto es totalmente falso. Si todo el mundo puede tú también puedes, pero no caigas en el error de que vas a cambiar de la noche a la mañana. Cambiar creencias limitantes requiere esfuerzo y tiempo. Nunca creas en un mensaje que te diga que en poco tiempo y con poco esfuerzo vas a conseguir algo bueno. Sólo tú puedes decidir cambiar y según el empeño que le pongas al asunto, antes verás resultados. Si eres malo en las relaciones sexuales, ten claro que no es por tu culpa. Nadie nace siendo un experto, si bien los condicionamientos sociales añaden muchas dificultades al correcto desarrollo de nuestra sexualidad.

Algo que también debes eliminar para lograr la inmersión total es la presión. Si por alguna razón la otra persona no quiere tener sexo, no la presiones. No hay nada tan dañino para la inmersión como la presión. Esto también se puede aplicar, por ejemplo, a tener sexo en lugares públicos donde la presión de poder ser observados supera a la excitación producida por el momento. Recuerda, ante la presión no trates de excitarte. Esto sólo logrará que tu inmersión disminuya. Por el contrario, puedes relajarte y actuar con humor, sabiendo que nadie es perfecto y que hasta el mejor de los maestros folladores tiene sus fallos. Por ello, debes tener claro que tienes que tomarte los errores con humor. Tanto chicos como chicas, errar es humano y, a veces, las máquinas perfectas cansan. Por ello, disfrutad hasta con vuestros errores y tomáoslos con humor. Sólo así eliminaréis la aparición de presiones, creencias limitantes.

La mayor expresión de la inmersión la tenemos en el Tantra. Por ello, si queréis desarrollar la inmersión más que cualquier otra variable, os recomiendo que os informéis sobre libros de tantrismo, sin olvidar que cada una de las variables del sexo es necesaria para dominar completamente este Arte. No obstante David Jungle es un apasionado del Tantra y nos hablará sobre el en próximos artículos, como los que ya ha escrito sobre el tema: 1. El Tantra en seducción y sexo y 2. Como aguantar más y ser mejor en la cama.

Por último, quiero hacer énfasis en que, aunque es el pilar del sexo más difícil de dominar y el más abstracto, no por ello debéis dejarlo de lado ni es menos importante. La inmersión es tan importante como la dominancia, la emocionalidad, la variedad y la fluidez. Si falla un pilar, no desarrollaréis al máximo todo vuestro potencial sexual, y la inmersión marca la diferencia.

Nos vemos en el próximo artículo,

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

3 Respuestas

  1. DAVID JUNGLE (antes Carisma)

    Me encanta este artículo. Muy bien escrito y muy bien trabajado compañero!!
    Además es un tema apasionante, el placer sexual se multiplica!

    Responder
    • Fénix Fire

      Ya lo creo, amigo…sin duda, aunque es uno de los pilares más difíciles de controlar, es el que más satisfacción provoca a la larga. 😉

      Responder

COMÉNTALO