Crear cuenta
Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Hola Goodler@s mandanguer@s, hoy hablaremos de cómo cuidar la primera impresión que causamos en los chicos. Llevo un tiempo observando a las personas cómo mantienen su reputación de manera coherente con su forma de ser, es decir, haciendo lo que le apetece en cada momento pero teniendo en cuenta lo que puedan pensar las personas sobre esa actitud. Y, por otro lado, cómo lo echan a perder por no preocuparse demasiado de sus acciones, viviendo una vida sin miramientos y sin pararse en  pensar en las consecuencias.

Yo soy de las que piensa que vida solo hay una y hay que disfrutarla en cada momento haciendo lo que más te apetezca y te haga más feliz. Pero… ¿qué precio estas dispuesta/o a pagar por tu felicidad?

No se trata de hacer lo que tú quieras o lo que quieran los demás, es mucho más sencillo que verlo todo blanco o negro, aunque algunas veces no somos capaces de distinguir de esas dos opciones.

Y por eso hoy os propongo unos ejercicios para mantener una reputación bastante respetable sin renunciar a lo que te apetezca hacer en cada momento.

 

En la sociedad hay unas normas básicas de comportamiento, es decir, siguen un mismo ”patrón” y cuando te sales de ahí se desata una tormenta de habladurías que no nos convienen nada. Ya sabemos que las personas se dedican a jugar al teléfono roto (tergiversan la verdad con acciones inventadas) que por lo general no te van a dejar en muy buen lugar. Por eso es necesario seguir unas normas básicas para no dar lugar a esas situaciones tan incómodas, de las que siempre eres la última persona en enterarse. Curioso pero cierto.

 

Tanto físicamente como en la actitud, la primera impresión ejerce un gran peso en las personas. Es con la primera con la que se quedan, a raíz de la cual irán forjando una opinión sobre ti, que puedes compartir o no, y que puede ir cambiando a lo largo de una relación social. Una mala impresión inicial en una persona puede conllevar que ésta empiece a hablar mal de ti y se extienda sobre otras personas.

Los seres humanos solemos prejuzgarnos los unos a los otros a través de millones de mensajes de manera inconsciente, ya sea por tus movimientos, tu ropa y tu forma de actuar. Por eso es tan importante tener especial cuidado con los detalles.

 

Por el físico, aunque los hombres no suelan ser muy observadores, reciben multitud de mensajes subliminales solo con mirar el envoltorio, el pelo, las uñas, el perfume…todo se hace un conjunto de mensajes que determinará la atracción o el rechazo de estos.

 

Veamos con más atención cada parte del físico a tener en cuenta para cuidar esa primera impresión:

 

–          El pelo: esta es un parte muy importante, ya que determina la forma de tu cara, que será en lo que más se fijarán mientras hablan contigo.
Un corte de pelo que no te favorezca, por muy cara de muñequita que tengas, no te hará muy atractiva, ya que siempre habrá “algo” que no le termine de cuadrar a la persona que tienes delante sobre tu atractivo. Por eso es muy importante tener una coordinación de tu cara con tu pelo, el color, el corte, el recogido que te hagas, el brillo y lo más importante, lo sano que esté. Muchos hombres se sienten muy atraídos por tocar un pelo suave, sedoso y brillante. Les parece que eres una mujer que se arregla para estar guapa y eso lo valoran muchísimo. Por tanto, escoge un peinado que te favorezca y con el que te sientas atractiva. Si es necesario, busca asesoramiento profesional.

 

–          Las uñas: es muy importante tener unas uñas bien cuidadas, que no causen rechazo a la hora de cogerlas o acariciarlas.
Depende de cómo tengamos las manos, deberemos darle forma a nuestras uñas. Por ejemplo, si tienes las manos anchas o los dedos un poco gruesos, lo mejor es tener las uñas un centímetro largas, para hacer el efecto de unos dedos más alargados y finos, y pintadas de colores claros como color pastel, rosa palo, e incluso la manicura francesa, que da un toque muy sofisticado a tus manos. Si tienes los dedos largos o finos lo mejor es dejar las uñas un poco más cortas, para no parecer una gata. Además las uñas demasiado largas no dan buena impresión referente a la higiene y es algo a lo que los chicos no suelen darle mucho valor. En este caso lo mejor es como he dicho antes, que sobresalgan solo un  poquito del dedo y con colores llamativos o fuertes como color borgoña o rosa oscuro, o también la manicura francesa, con eso nunca se falla. No obstante cada chico puede valorarlo de una forma diferente, a veces unas uñas sin pintar pero bien cuidadas o con un poco de brillo pueden resultarles muy naturales y atractivas.

Pero sobre todo, por nada del mundo, unas manos con las uñas mordidas, quedan horribles, no son nada femeninas y además causa un rechazo a querer cogértelas. Muy importante limárselas con una lima de vez en cuando para evitar que se desconchen y acto seguido brillo para que no se estropeen y se partan. En caso de que se partiera alguna, dejadlas todas las demás igual de largas, queda bastante mal tener unas uñas largas y otras cortas.

 

–          El perfume: es sumamente importante llevar un perfume que no sea muy cargado, a algunas personas les gusta llevar perfumes fuertes, les gusta oler bien (como a todo el mundo) pero eso no significa que tengas que ir apestando a todo lo que hay a tu alrededor. Un olor demasiado fuerte es muy cargante, además de que puede producir dolor de cabeza e incluso náuseas a la persona que tengas cerca. Lo mejor es un perfume, ya sea dulzón o fresco eso ya depende del gusto de cada una, pero que sea leve, que deje ese hilo de olor tan agradable cuando pasas por algún sitio, o cerca de alguien, el truco está en ponerse unas gotas en cada parte de la nuca a la altura de las orejas, por dentro de las muñecas y una gota en el escote, así dejarás ese elixir de aroma por donde vayas y de manera muy agradable. Si no te decides por algún tipo de perfume yo te aconsejo una mezcla de frescor con un toque dulce, siempre es más agradable oler algo suave que algo empalagoso.

 

–          El maquillaje: es importante saber maquillarse en torno a los rasgos de tu físico, y de manera discreta, dejemos a un lado el mito de cuanto más te maquillas más atractiva vas a estar. El ir cargada de pintura solo nos va a restar belleza, no es cuestión de ir como si acabáramos de salir de chapa y pintura, es mucho más coqueto ir un tono más natural. A los hombres les gusta mucho la naturalidad, y las caritas de muñecas, por eso es conveniente siempre un maquillaje que resalte tus puntos fuertes pero sin que parezca carnaval, es decir, utilizar el maquillaje para parecer tener caritas de porcelana pero sin que se note mucho, y resaltar los pómulos para que parezcan ruborizados pero sin marcar demasiado, enfocando una mirada penetrante y con fuerza pero resaltando eso, la mirada, no los colores de la sombra de ojos. En fin, encontrar un punto neutro entre natural pero con truco.

 

reputación Proteger tu reputación (II): primera impresión fashion marilyn monroe retro vintage Favim

Con estos sencillos pasos podremos tener una imagen intachable, que nadie se atreva a culparnos de nada o a criticarnos de algo, porque no tendrán motivos, y si además lo que haces lo haces porque quieres y te apetece, todavía mejor. Porque no hay nada como sentirse bien con uno mismo.

 

Y con esto os dejo hasta la próxima, un beso a todos y tened Good Life.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

COMÉNTALO