Crear cuenta
Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

 

Vivimos en un mundo loco, todo debe de ser rápido y el aquí y el ahora priman sobre nuestros sentimientos, todo ha de hacerse sin un respiro. El trabajo te agobia y no tienes tiempo de parar un segundo, pero tranquilo, en este artículo te vamos a dar algunos consejos para tener más paciencia y que te sientas mejor en tu vida.

La regla más sencilla y básica es tomarse tu tiempo, esto quiere decir que debemos de romper entre nuestras actividades diarias y nuestro tiempo libre, hay muchas personas que se llevan a casa el trabajo y después no encuentran ese momento para desconectar. Desconectar es algo sencillo, es solamente no pensar en tu trabajo, en tus quehaceres o en tus problemas, es simplemente dejarse llevar por el momento, y disfrutar de ese instante como si fuese único.

La paciencia es necesaria en cualquier punto de nuestra vida, la gente se piensa que haciéndolo todo rápido las cosas se pueden conseguir, yo ahora te pongo un ejemplo que creo que te ilustrará:

Conduces a 390 Km/h no respetas ni límites de velocidad ni respetas las señales de tráfico, no eres Fernando Alonso, sino una persona normal y corriente, ¿qué puede pasar? Pues que probablemente te lleves un castañazo.

Giap, uno de los líderes militares más importantes de la historia de Vietnam del Sur se dio cuenta de que si era capaz de mantener a todos los ejércitos foráneos en su territorio y además tenía paciencia y conseguía desmoronarlos, sería capaz de obtener el éxito. Y así sucedió, Estados Unidos se metió en un avispero como el que fue la Guerra de Vietnam, la cual con astucia la ganó Giap.

¿Te has fijado en cada historia? ¿A qué son diferentes? A veces el camino más corto es el camino de la paciencia, el saber esperar.

Todas las cosas tienen un inicio, un nudo y un desenlace. A veces correr es simplemente querer tener una cosa de golpe y porrazo, pero el mundo no funciona así. Imagínate ligándote a una tía, o si eres mujer imagínate ligándote a un chico, le vas a decir la famosa frase de:

¿Quieres follar ahora?

Imagínate por el contrario que el chico/a que te gusta te propone un plan juguetón y aventurero.

– Nena/e me encanta tu manera de mirarme, tienes una mirada que es capaz de hacer palidecer mi cuerpo, siento que cada mirada tuya es fuego y pasión, y que ese fuego y pasión, nos llevan unidos a un parnaso en el que la lujuria nos lleva cogidos de la mano para entregarnos el uno al otro.

Fíjate en los ejemplos otra vez ¿Qué es más atractivo? A veces las cosas no las podemos conseguir cuando queremos nosotros, piensa que a lo mejor el chico/a que tienes delante apenas te conoce y quiere ver de que pasta estás hecho, o no se quiere entregar a ti, porque tiene una concepción de la vida muy distinta a la que tú tienes, o tiene novio/a. Todo tiene una explicación, si somos pacientes y logramos conocer a quien tenemos delante y lo escuchamos, sin ninguna duda podremos obtener cosas de él.

La seducción tanto masculina como femenina a veces es paciencia, yo pienso que las mujeres fueron las que inventaron este juego a los que algunos nos gusta mucho. Un juego que puede ser divertido si eres paciente, porque si vas rápido al final la acabarás cagando.

Sabéis que Good Life está promocionando su nuevo libro de “Como ligar por Whatsapp y redes sociales” si no lo sabías, todavía estás a tiempo de registrarte en nuestra página para poder recibirlo de una manera completamente gratuita, el ejemplo que os pondré ahora es el típico ejemplo de, la chica/o que no me responde al móvil.

De una manera impulsiva:

Llamas al chico/a en cuestión, y no responde, vuelves a llamarlo  y le dejas un mensaje diciéndole que le gustastes muchísimo y que te encantaría volver a verlo, pero el chico no responde y tú sigues y sigues enviándole mensajes y llamándole porque te gusta mucho. No te coge el teléfono y además te bloquea.

De una manera paciente:

Llamas al chico/a en cuestión, y no responde, le dejas un mensaje breve en el que le dices que te encantó y que te gustaría volverte a verlo/a dejas que pase el tiempo (pueden ser horas o incluso días) y de repente tienes una contestación.

¿Por qué en uno me responden y en otro no?

Porque en el primero he empezado a acosar vilmente a la persona que tengo delante y le he creado un malestar debido a mis acciones, por eso pasa de mí, porque me considera un loco/a y no quiere saber de mí, porque huelo a desesperación y a necesidad por las esquinas.

En el segundo hemos tenido paciencia. Le hemos dejado claro que lo queríamos volver a ver porque nos ha causado muy buena impresión y nos gusta, y lo hemos dejado ahí, no la hemos agobiado y además hemos demostrado un interés genuino por esa persona. No sólo eso, también hemos demostrado que tenemos una vida bastante intensa y que además no tenemos tiempo para estar todo el rato con el teléfono, además también hemos sido comprensivos con su vida y sus quehaceres diarios.

Sobre esto quiero compartir una experiencia que me sucedió hace poco, le envié un mensaje a una chica, diciéndole que quería verla, y me respondió A LAS DOS SEMANAS proponiéndome una cita, sí, como lo ves …

Como reflexión final:

A los que tienen paciencia, las perdidas se les convierten en ganancias, los trabajos en merecimientos y las batallas en coronas. (Fray Luís de Granada)

Dicen que la paciencia es la madre de todas las ciencias, ¿a qué esperas para aplicar estos consejos?

 

 

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Una Respuesta

COMÉNTALO