Ligar por WhatsApp utilizando el chat para enamorar a aquella persona que deseamos no siempre es fácil. Esta dichosa App tiene numerosas dificultades, pero… en estos tiempos que corren, ¿qué remedio hay? No nos queda otra que aprender… ¡Así que veamos las 10 claves imprescindibles que a tener en cuenta!

Consejo 1: Olvídate de movidas, aquí estamos para ligar

Exacto, aquí estamos para ligar o, al menos, para mantener el contacto. Si esa chica o ese chico te ha dado el número es porque al menos quiere averiguar cómo te desenvuelves y ver si entre los dos hay alguna posibilidad de llegar a algo o, simplemente, porque se lo pasó bien contigo y le gustaría seguir hablando, en cuyo caso estás de suerte, porque a ti lo que te interesa es hablar con esa persona, conocerla e incluso quedar con ella algún día.

Por tanto, es una tontería rayarse porque te haya dado el teléfono o sobre qué decir. Ten en mente un objetivo y sigue el camino para conseguirlo.

Consejo 2: ¿La regla de los tres días? ¡Hablad cuanto antes!

Puede que funcione, y puede que no. En cualquier caso, no he oído mayor barrabasada en mi vida. ¿Esperar tres días después de que me hayan dado el teléfono para hablarle a una persona? Pongámonos en la piel de una chica: Supongamos que es sábado, tres días después sería martes…si después de una conversación acaloradamente bonita esa persona me pide el número y no me habla hasta el martes yo automáticamente pienso: este tipo además de intentar hacerse el interesante me está tomando por imbécil.

No tiene sentido que si hemos pedido el teléfono para hablar, no lo hagamos por “hacernos los interesantes”. Sobre todo si la persona ve que tienes actividad y demás. Otra cosa es que lo hagas por motivos de trabajo o las movidas ocupacionales que tengas pero, sobre todo, NO INTENTES HACERTE PARECER INTERESANTE. Quizá sólo consigas ser un fantasma.

Consejo 3: Acuérdate de quién es

Parece obvio, pero no mucha gente se acuerda de qué cosas tenía en común con la otra persona. ¿Por qué le pediste el móvil? ¿Qué conexión o atracción sentiste con ella en ese momento? ¿Qué te contó de sí misma y es relevante?

Si te lo contó y no te acuerdas porque estabas embobado mirándote el escote o el culo, te falta observar más y mirar menos. Escúchala/o y tómate un mínimo de interés por lo que te cuenta. Si no, luego no te quejes de que no se interesa por ti, si tú no te interesas por él/ella.

Consejo 4: No seas quien no eres

Puedes aparentar ser quien no eres para darte audiencia, para engrandecer tu ego, y hasta puedes creértelo de verdad y ser en plan Superman, pero las mentiras tienen las patas más cortas que una serpiente, así que si lo haces por mentir, no funcionará; y si lo haces para engrandecer tu ego y mentirte a ti mismo ¿qué sentido tiene? Estás siendo un estafador y un farsante porque estás prometiendo algo que no eres.

Sé tú mismo, con tus defectos y tus virtudes…y si tus defectos no te gustan, haz algo para cambiarlos pero POR TI MISMO.

Cuando seduces es importante contagiar a esa persona de tus vivencias, tus ilusiones y tus expectativas. De esa manera, la comunicación se hace más fácil y todo fluye.

Debes ser uno y bailar con la persona y la situación.
George Massoni

Consejo 5: Ten en mente un objetivo

Puede parecer sencillo, pero mucha gente no sabe qué quiere conseguir de una persona cuando le pide el teléfono. Sí, vale, hay que dejarse llevar por la aventura y todo ese rollo, pero si le pediste el número fue por algo. Si tienes un objetivo en mente es mucho más fácil que todo fluya y que tus palabras y acciones te lleven a dicho objetivo.

Además, es una manera de no hacer perder el tiempo a los demás. Imagina que la chica con la que estás hablando tiene novio y sólo le interesa echar un casquete o que el chico que te dio el número sólo quiere tu amistad. Si tus objetivos son diferentes a los suyos hay dos opciones: retirarte, que no se lo aconsejo a nadie, o persistir y adaptarte a los objetivos de la otra persona.

Por hoy lo vamos a dejar aquí porque quiero que os quedéis con estas 5 ideas básicas. En el próximo artículo veremos los siguientes cinco consejos que harán que no te vuelva a pasar lo de quedarte sin temas de conversación o estancado en el avance.

Consejo 6: hazla sentir especial

Sí, ha sido ella y no otra con la que estás hablando en ese momento. Sí, es él el que te vuelve loco de todos los chicos que había pero…¿por qué?

Debe haber un motivo por el que has escogido estar hablando con esa persona y no otra. Si es por su culo, díselo (a veces no hacen falta palabras). Si te gusta su físico, demuéstraselo…pero normalmente, cuando mantenemos el contacto con una persona es porque nos atrae algo de su personalidad.

Por muy vago que sea el rasgo, deberás ser observador y darte cuenta de qué es lo que le diferencia de la gente con la que no estás hablando en ese instante y, además, tendrás que asegurarte de que se ha dado cuenta.

Para aprender a hacerlo aquí te dejo un par de artículos:

Cualificación 

Observación (I)

Consejo 7: dirige y avanza

Si hablas con una persona a diario, generalmente surgen dudas como “¿y ahora de qué hablo?”. Hay miles de temas sobre los que hablar, y no todos tienen por qué ser emocionales. En realidad, da exactamente igual el tema del que hables, lo importante es disfrutar y hacer disfrutar al otro mientras os conocéis.

Esto es básico: las conversaciones deben dirigirse hacia el conocimiento mutuo de las personas, si no…¿para qué nos comunicamos? Y más, en este ambiente donde claramente uno de los dos quiere “algo más” del otro.

Ese “algo más” se consigue mediante el avance. Si siempre estamos hablando en el mismo tono, en las mismas circunstancias y sobre el mismo tema, lógicamente es fácil (muy fácil, de hecho) aburrirse.

Cuando hablamos por chat se observa la facilidad que hay para poder dejar de hablar con la otra persona. Basta con dejar de mirar el móvil, y a otra cosa. Por tanto, es importante variar el tono, avanzar hacia nuestro objetivo (consejo 5) y aprender a quitarnos el miedo a SEXUALIZAR mediante el chat.

Crear cierta picardía y tensión sexual vendrá genial para crear expectativas para el momento de la cita, donde ambos podréis dar rienda suelta a vuestras pasiones o, por el contrario, disuadiros de quedar si esa persona no os gusta.

En este artículo ya expliqué cómo sexualizar conversaciones a través de chat. Los asistentes a nuestros cursos quedan bastante satisfechos con la puesta en práctica de estos consejos:

-Cómo ligar por WhatsApp (II): Sexualización.

Consejo 8: propón una cita

Ha llegado el momento, el objetivo y la esperanza que la mayoría tiene cuando pide un teléfono y ha estado hablando con una persona durante cierto tiempo: tener una cita.

Sí, el objetivo debería ser tener una cita, pues WhatsApp sólo tendría que usarse como medio y no como fin. Como medio para tener una cita y no como fin de la interacción.

Si hemos avanzado lo suficiente, es hora de vernos cara a cara con la persona que hay al otro lado de la dichosa pantalla. Si no, ¿qué sentido tiene todo el tiempo que hemos dedicado a conocernos? A no ser que tengas grandes impedimentos (grandes distancias) es legítimo querer quedar con una persona, tomaros algo y comprobar si sigue existiendo atracción, si ha aumentado o, por el contrario, ya no la sientes definitivamente. Los motivos son los que cada uno elija en función de las circunstancias pero si decides tener una cita, proponla con elegancia.

Nada de sitios cutres (es una primera cita). Sitios donde ambos podáis divertiros, que sean públicos y que además permitan una “salida rápida”.

En este artículo aprenderás cómo pedir una cita por WhatsApp de una manera más extensa.

Consejo 9: no dejes que la cosa decaiga

Sólo si has salido satisfecho de la cita, llega el momento más “delicado” después de las citas: el momento de iniciar conversaciones cuando ya hemos tenido una cita.

¿Por qué es delicado? Porque todos esperamos haber hecho bien las cosas para agradar a la otra persona y porque nos importa su opinión. Es un miedo instintivo, pienso yo, que todos tenemos cuando hemos salido contentos. Queremos que nos digan que se lo han pasado genial con nosotros y que quieren repetir.

Yo te aconsejo una cosa: dile las sensaciones que te ha causado tener una cita con ella y por qué querrías repetir. Es el momento de usar el WhatsApp para que no decaiga la interacción y volver a empezar todo el ciclo de los consejos anteriores, siempre desde el punto que quedamos en la cita. NUNCA, y repito, NUNCA se deja de conocer a una persona, así que bien puede servirnos de excusa para volver a concertar una cita o para seguir conociéndola realmente, pero la realidad es que WhatsApp volverá a ser tu aliado una vez más.

Sigue los 10 consejos para ligar por WhatsApp para tener una referencia, pero no lo hagas como un dogma a seguir siempre. El único dogma a seguir el 100% de las veces es el último consejo.

Consejo 10: pásatelo bien

¿Qué es lo que diferencia a una persona realmente atractiva de otra que quizá no lo es tanto? Exacto, cómo DISFRUTA de aquello que hace.

En Good Life hablamos de vivir el presente. Si no estás familiarizado con nuestro trabajo quizá esto te parezca extraño, pero básicamente se trata de disfrutar de absolutamente todo lo que te está pasando en el momento. De que, hagas lo que hagas, lo disfrutes. ¿Por qué? Pues simplemente, porque si obligadamente tienes que hacer algo, el estar amargado no va a hacer otra cosa que hacer la tarea tediosa e insoportable mientras que, si disfrutas, siempre sabrás sacarle lo positivo a la vida.

Lo mismo pasa cuando hablamos con personas: si somos positivos y felices, y además disfrutamos de lo que hacemos, las personas te buscarán por lo que eres y por cómo les haces sentir cuando están contigo.

Al fin y al cabo, esa es la esencia de la seducción: disfrutar del proceso y, mientras tanto, hacer sentir felices a los demás cuando están contigo.