Crear cuenta
Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Hola amigos y amigas. Hoy os traigo un artículo donde veremos las claves de cómo conseguir WhatsApp de una persona que nos haya gustado y que tengamos curiosidad de seguir conociendo. Pero antes es necesario hablar de qué es la consolidación.

La consolidación es el tiempo que transcurre desde que queremos conseguir WhatsApp de una persona, o conseguir el número de teléfono en general, hasta que volvemos a verla en una cita. Por tanto, su duración depende de muchos factores. La consolidación la dividiremos en dos partes con objetivos diferentes: cómo conseguir WhatsApp y cómo tener una cita. En la primera parte, trataremos de crear una predisposición para querer seguir conociéndonos en otro ámbito diferente al que nos encontramos ahora, como puede ser conseguir una cita para el futuro. Después, nos encargaremos de ir solidificando esa quedada y conocernos mejor.

Antes de daros las claves sobre cómo conseguir WhatsApp, veremos unas recomendaciones generales:

1. Los mensajes, cuanto más claros y concisos mejor.

Cuando hablamos con una persona por WhatsApp, y sobre todo si la acabamos de conocer, es posible que digamos cosas que se puedan malinterpretar o usemos ironías que la otra persona no capte porque aún no nos ha “calado”.

Es importante no dar lugar a malinterpretaciones que puedan arruinar lo conseguido. Las ironías se pueden usar, pero tenemos que tener en cuenta que puede que no lleguen con la intención con la que las emitimos.

2. Usa tu Comunicación Seductora: Observación como brújula y tensión sexual como aguijón.

 

Cuando hablamos por WhatsApp sólo contamos con la palabra escrita, cosa que limita bastante en comparación a cuando tenemos delante a las personas, por ello deberás usar tu observación para guiarte en el avance de la interacción, y usar la tensión sexual para darle una dirección a lo que quieres conseguir con esa persona (si te interesa de ese modo, claro está).

No te preocupes, al final de este post te dejaré varios artículos para que puedas profundizar en el tema, y también aprovecho para recordarte que en el Good Life Beach Camp ahondamos en esta y otras muchas cuestiones, así como en nuestro eBook “Ligar por WhatsApp”.

 

Cómo conseguir WhatsApp

En Good Life creemos en el desarrollo de habilidades sociales más que en una metodización de cómo conseguir WhatsApp o cualquier objetivo referido al vínculo que se crea entre dos personas.

Para conseguir WhatsApp lo esencial es saber para qué lo queremos: ¿queremos simplemente hablar con esa persona? ¿O en realidad lo que queremos es volverá quedar con ella cara a cara? Seremos asertivos, empáticos  planeando una cita con alta expectativa, con cierta proyección de futuro y adecuado a las necesidades comunes de ambos. Ante el rechazo, seremos capaces de mostrar una actitud acorde a las habilidades que hemos ido desarrollando, sabiendo que con humor y empatía podemos afrontar un rechazo. Pero tampoco por ello dejaremos de insistir más adelante.

Por tanto, para conseguir WhatsApp y más adelante tener una cita, seremos especialmente empáticos. Nos interesaremos por su día a día: si estudia, si trabaja, si tiene perros, si tiene casa propia, dónde se ve dentro de cinco años, si ha viajado, etc. Escucharemos atentamente toda la información que nos dé para poder proponer una cita que sea casi imposible de rechazar, pues la planearemos en base a sus gustos. Lo importante es tener claro que el tener una cita es para conseguir un beneficio mutuo, que en última instancia debe ser pasarlo bien.

Esto se puede hacer antes o después de conseguir WhatsApp. Yo suelo perdirlo después de plantear una cita. Así, conseguir WhatsApp está justificado: queremos conseguir WhatsApp para poder hablar antes de la cita y planearla mejor.

Una cosa que quiero que tengáis bien clara es la siguiente: si nos da el teléfono después de un buen rato hablando, cuando ya hemos conectado, es casi seguro que tendrá predisposición a quedar…o al menos, tiene predisposición a ver qué puede pasar. Recordad, el objetivo final es que tengamos una cita.

Una vez que la hayamos escuchado atentamente y nos hayamos interesado por sus quehaceres, deduciremos y comunicaremos nuestras ganas de quedar con ella, diciéndole lo que nos gusta de ella y por qué nos apetece seguir conociéndola.

Voy a poneros un par de ejemplos extrapolable a cualquier interacción más o menos normal:

–  George: Verás, Fulanita, como tu semana está tan ocupada y tienes pinta de querer relajarte cuando llega el fin de semana (extraemos información de la conversación y deducimos), me encantaría quedar contigo el viernes para tomar una cerveza en un sitio tranquilo (intuimos sus necesidades) y poder disfrutar de una conversación divertida, y ya de paso vuelvo a ver esa boca que me vuelve loco (tensión sexual).

–  Fulanita: Bueno, no sé qué querré hacer el fin de semana…de aquí a allí falta mucho aún. (Pone a prueba nuestra determinación haciéndonos un pequeño rechazo)

–     George: Ajam…pues vamos a hacer una cosa (planeamos/insistimos): me vas a dar tu teléfono y yo te voy a escribir a mitad de semana para saber qué harás el finde (sin agobiar). Lo más probable es que no me aguante las ganas de escribirte y lo haga mañana por la tarde, pero no te lo prometo (Humor+proyección de futuro)

–    Fulanita: Jajaja bueno, apunta mi número: 6867….

¿Qué ha pasado en esta conversación?

1. Hemos observado y escuchado atentamente

Lo que ella nos ha contado  acerca de a qué se dedica y qué hace en su día a día.  Hemos deducido sus necesidades, con lo que podremos planificar una cita muy confortable para ella y para nosotros. Ella sentirá que hemos entendido y cubierto sus necesidades. Además, el escuchar y deducir nos permitirá nivelar nuestra energía y nuestra actitud para que pueda seguirnos el ritmo. De esta manera es mucho más complicado que nos rechacen una cita.

Hay veces en los talleres que veo chicos que para conseguir WhatsApp se empeñan en mantener un nivel de energía y excitación muy superior al de la chica que tienen delante y, aunque ven que la chica no puede seguirles el ritmo o necesita otro estado de ánimo para sentirse cómoda, siguen empeñados en seguir en ese nivel. Luego se frustran ante el rechazo de una cita o simplemente se van pensando que ella no se lo merece. Esta es la salida fácil. Por ello, vamos a adecuar nuestro nivel de energía al de la chica que tenemos delante, vamos a observar sus necesidades y le vamos a proponer algo que no suponga un gran esfuerzo moral por su parte. Tened en cuenta que somos desconocidos al fin y al cabo.

No pongamos fácil el rechazo

 2. Le hemos propuesto el plan en sí

Yo siempre digo que la primera cita debe ser en un sitio neutral y lleno de gente, de manera que ella se sienta segura y con una vía de escape en caso de que las cosas vayan mal. Recordemos que somos un extraño para ellas, pese a todos los atributos que tengamo. Además, le hemos dicho por qué queremos quedar con ella (poder disfrutar de una conversación divertida) con lo que al ser un plan inocente y prometedor, ella tendrá cada vez menos motivos para no acceder.

3. Hemos creado tensión sexual

Ella sabe que si accede a ir es probable que nos besemos, o que al menos lo intentaremos (si no nos hemos besado ya) o que lleguemos a otras cosas. Crear esta pequeña tensión sexual es esencial para dar una dirección al futuro encuentropero nos expone a un rechazo que puede suceder o no en función de la chica que tengamos delante. En este caso ha sucedido. Y debería alegrarnos, porque ello indica que nuestra tensión sexual ha hecho efecto. Con esto no quiero decir que si nos dice que sí y logremos conseguir WhatsApp, cosa muy probable, ya esté todo hecho. Habrá que seguir trabajando durante el juego ausente, pero eso lo veremos más adelante.

Tensión para darle una dirección sexual o romántica y distensión para que acceda a nuestra petición.

Este tipo de conversaciones son exageradas, pero extrapolables ante una situación normal. No las convirtáis en una guía. Lo más importante es vuestra observación y experiencia, como he dicho antes. Por ello, no me he basado en una serie de pasos, sino en actitudes:

  1.  Observamos, detectamos e intuimos sus necesidades y nos adecuamos a ellas.
  2.  Proponemos un plan inocente y neutral en función de sus necesidades, dándole una dirección y proyección de futuro.
  3.  Si nos rechaza, usamos las herramientas contra el rechazo y ofrecemos una alternativa (pedirle su número u otro tipo de cita), teniendo paciencia, asertividad y empatía.
  4.  El humor es imprescindible a lo largo de toda la interacción. La diversión provoca confort y ganas de pasarlo bien, además de ser un excelente catalizador para que pasen cosas extraordinarias.

Si proyectamos estas actitudes, será muy difícil no conseguir WhatsApp o que no quiera acceder a quedar con nosotros.

Y recordad siempre que si no llevamos un buen ritmo en el cara a cara, será muy difícil volver a quedar con ella. No es imposible, pero hacerlo así facilita bastante las cosas. Conseguir WhatsApp es el primer paso para tener una cita, cosa que veremos en el siguiente artículo.

Otras publicaciones que te pueden interesar como apoyo de esta:

Cómo ligar por WhatsApp (I) Comunicación y tiempos

Cómo ligar por WhatsApp (II) Información y sexualización

Cómo tener labia: los 10 consejos definitivos

#FilosofíaGL #GeorgeMassoni

#LOVE #ADistancia

Si te ha gustado este artículo, compártelo pulsando en los botones de las redes sociales y nos estarás fomentando a que la FilosofíaGL siga creciendo. También puedes dejar tu comentario.

© Good Life Play.
Good life es combinar naturalidad y control, o la naturalidad innatural de Bruce Lee. Es entender que un exceso de naturalidad es imposible para vivir feliz en la sociedad controladora actual. Pero saber cuándo puedes ser completamente natural y disfrutar intensamente de esos momentos únicos y meditativos. Además contempla la seducción, el amor y el sexo como una gran afluente de estos momentos.

¡Suscríbete a la Filosofía GL!

2 Respuestas

COMÉNTALO