Crear cuenta
Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

En este artículo te voy a hablar de liderazgo y el camino de un liderazgo auténtico.

¿Qué es liderazgo?

Mucho se habla y se escribe diariamente de esa palabra en cuyo origen anglosajón ‘lead’ significa guiar. Una de las cosas que no voy a explicar es por qué un jefe no es un líder.

Liderazgo no va sobre mandar ni aconsejar, no va –muy a pesar de muchos– de dirigir equipos y decirles lo que tienen que hacer. Liderazgo va de guiar.

Para guiar a alguien puede darse dos posibilidades:

  1. La persona está perdida (bloqueada y no sabe continuar)
  2. La persona necesita foco (no logra los resultados que desea)

¿Por qué se malinterpreta el liderazgo?

Ahí afuera verás que se reclaman ciertas cualidades como “capacidad de liderazgo”, “liderar equipos”, “liderazgo social”… Te hacen creer que para ligar, para vender los productos de una marca o seducir al consumidor necesitas tener “liderazgo”. No. Todo eso es mentira. Sí, MENTIRA. Y ahora explicaré por qué.

Liderazgo es una bonita palabra para camuflar otras menos agradables. Así que cuando dicen “Se requiere capacidad de liderazgo” muchas veces se refieren a que la gente pueda soportar la presión y el estrés del trabajo. Cuando hablan de “liderar equipos” se refieren a motivar, persuadir e incluso exigir resultados a un equipo. Y bajo el eufemismo de “liderazgo social” encontramos algo que va desde una buena actitud de ventas hasta capacidad para aguantar la presión social.

¿Líder o bufón? Las cosas que no te van a hacer líder (y las que sí) Las cosas que no te van a hacer líder (y las que sí) court jester 4

¿Líder o bufón?

En el pasado

En primer lugar no debemos olvidar de dónde venimos: En nuestro pasado de primates (que no monos) vivíamos de una forma muy diferente. Carecíamos casi de tecnología, y más que vivir sobrevivíamos. Una mala decisión nos podía costar la vida a nosotros y al grupo. Entonces, convivir en grupos manejables y fáciles de organizarse y de ayudarse era una ventaja sustancial.

Cuando veíamos que alguien sabía hacer algo mejor que el resto se aprendía de él. Cuando algunos exploraban y venían entusiasmados a contarnos que habían descubierto agua o comida les seguíamos. Y si había que enfrentarse a un peligroso animal seguíamos al más valiente (muchas veces quien tenía más coraje tenía más que perder). Los más inteligentes encontraban atajos y soluciones a problemas… otros eran fuertes y valientes, otros se orientaban mejor… y así los mejores eran seguidos _principalmente en su especialidad_ y respetados por el resto. Pasito a paso avanzaban como grupo al unísono. A nadie se le ocurría mentir para traicionar la confianza del resto, pues la aceptación social y la pertenencia a la tribu eran clave para la supervicencia. De otro modo, ser repudiado significaba malvivir sin el grupo y sin posibilidad de crear una familia.

Así, los mejores, inteligentes, valientes o fuertes destacaban, eran respetados y aseguraban la supervivencia del grupo. También eran admirados y disputados por las hembras. En cambio, los mentirosos, los traidores y todo aquel que fuera considerado un lastre y no tuviera la aceptación por poner en peligro a la tribu era expulsado. Aunque tuvieran la suerte de sobrevivir no tendrían posibilidades de dejar descendencia ni genes que predispusieran un peligro para el grupo.

Eso ha ocurrido durante cientos de miles de años, quizá parezca un poco lejos, que lo es, pero al ser una estrategia estable ha perdurado. Hoy en día esos primates ya han descubierto la agricultura y la tecnología y se mueven en un entorno completamente diferente pero siguen envueltos en los instintos que un día le permitieron sobrevivir.

Aspectos que impiden el liderazgo

Puede que no sepa qué cualidades tiene el liderazgo, pero sí sé las que no tiene:

1.- INCONGRUENCIA

¿Por qué?
La congruencia es esencial para las relaciones sociales, al expresarnos estamos sometidos continuamente a pruebas de congruencia. No necesitamos saber exactamente en qué parte alguien es incongruente (eso es muy avanzado) pero cualquiera sabe decirte si “se fía” o “no se fía” de alguien, por pura intuición. Es decir si se deja guiar o liderar. Saber de quién fiarse aseguraba sobrevivir, mientras que no saber de quién fiarse te ponía en peligro.
Una forma de congruencia es alinear tus valores y tus creencias con una actitud sana hacia los demás. Algunos valores podrían ser la honestidad y el respeto.

2.- LIDERAZGO IMPUESTO

No he visto a nadie que imponiendo su liderazgo sea un auténtico líder. Lo natural es que los grupos sean lo suficientemente reducidos para generar cohesión, si el grupo es demasiado grande no toda la gente se sienta integrada y se segregue. Uno por su carácter puede dominar una conversación, puede imponer su presencia pero eso se aleja de la esencia, pues hay que recordar siempre que el liderazgo surge espontáneamente y en especial cubriendo las necesidades del grupo. En realidad este punto es una mezcla de la incongruencia que da el siguiente punto:

3.- NECESIDAD

¿Por qué?
Es muy difícil liderar cuando la persona tiene la necesidad de hacerlo. He visto personas que se nombran líderes a sí mismos y a continuación veía cómo el grupo se va disolviendo cada día que pasaba. También he visto gente intoxicada con “la necesidad de liderazgo” que le imponía su necesidad de ventas para hacerte de su red empresarial. He visto auténticos bufones con “la necesidad de liderar” un entorno social para ligar y otros que el ridículo lo hacían aun peor, imponiendo su lenguaje y actitud sobre amigos para destacar entre ellos. Recuerda: Es el grupo quien tiene la necesidad y la intenta cubrir con alguien que tenga la habilidad.

Liderazgo también es respeto

Liderazgo es respetar y exigir ser respetado. Un líder busca el compromiso y el beneficio común. Es mirar por el bienestar de tu gente, guiarlos cuando estén perdidos y enseñarles a enfocarse.

El auténtico liderazgo

Una coasa que he preferido guardarme para el final, es que en realidad, el auténtico liderazgo va sobre ti mismo. Uno no puede liderar a otros si no se lidera a sí mismo, si no se respeta o si no exige respeto. Tampoco podrás liderarte con incongruencias y sintiendo necesidad ante cualquier aspecto de tu vida pues te vas a comportar como una víctima, no como un líder. En tu actitud se va a notar. En tus pensamientos va a grabarse cómo gestionas los aspectos de tu vida.

Liderazgo por tanto es tomar las riendas de tu vida, es dirigirte hacia tus metas. Es tener claro lo que quieres conseguir y estar dispuesto a pagar ese precio.

Es tu momento de liderar. ¿Te lideras a ti mismo/a?

Pide tu coaching personalizado a tu hipnótico amigo Phenon
Lectura complementaria:

http://barna-consulting.com/index.php/liderazgo-hacia-la-busqueda-del-equilibrio-individual-vs-social/

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Una Respuesta

  1. CamiloV

    Este artículo me cayó como anillo al dedo en un momento trascendental de mi vida. Gracias!!!

    Responder

COMÉNTALO