Hola, chicos y chicas. En este artículo quiero hacer referencia al lenguaje corporal femenino, que tenemos muy abandonado a pesar de la importancia que tiene y puede ser útil tanto para que las chicas lancen señales claras, como para que los chicos las entiendan. Chicas, una advertencia antes de empezar: el exhibirse conscientemente a través de los truquitos que os voy a dar no os debe hacer pensar que estáis siendo unas frescas ni cosas por el estilo que muchas veces se le pasan por la cabeza a chicas que no están del todo cómodas consigo mismas. El cortejo humano es lo más natural del mundo y no debemos ser represivas con nosotras mismas, que bastante lo hemos sido ya a lo largo de la historia.

Las chicas, dado que tenemos una visión panorámica mayor a la de los hombres, pues con un solo vistazo podemos obtener cualquier detalle de una imagen, con la observación del lenguaje no verbal podemos llegar a intuir hasta lo que está pensando o sintiendo la persona que tienes delante, qué actitud tiene ante tu presencia, si le atraes o simplemente eres indiferente ante sus ojos. Esto es debido a que las chicas generalmente tenemos una cualidad más desarrollada que los hombres: la empatía. Esto se debe a que el cerebro femenino posee mayor número de neuronas espejo en una zona del mismo (no vamos a entrar ahora en estos detalles), pero se puede desarrollar de manera natural. Por ello, practicar la empatía es importante en este punto.

Por este motivo, el conocer los secretos del lenguaje no verbal es tan importante a la hora de comenzar el juego del emparejamiento. Muchas mujeres no controlan y se quejan porque no se le acerca el chico que le gusta, o simplemente la chica entra a una discoteca y pasa desapercibida. Eso se debe a que no emitimos las señales correctas para que los chicos las pillen.

Aún así, sabiendo utilizar las señales hacia los hombres, hay muchas mujeres solteras y hermosas que se quejan de lo difícil que es ligar, y es porque un hombre no abordará a una mujer a menos que ésta emita señales claras y constantes que dejen claro que no van a rechazar al hombre cuando se acerque.

Lo primero es conocer los trucos que tenemos las mujeres para hacer que vengan los hombres hacia nosotras:

1.- Establecer contacto visual: cuando la mujer entra a un sitio, da un vistazo panorámico para localizar al hombre que le gusta. Espera hasta que él la vea, y le mantiene la mirada durante unos 5 segundos para luego desviarla junto con una media sonrisa tímida, la cual transmite más picardía. Mientras el hombre sigue mirando por si la mujer vuelve a fijarse en él, ésta debe mirarlo de soslayo varias veces para que sea efectivo y el hombre se dé cuenta de que ha comenzado el flirteo.

2.- Sonríe: la mujer debe sonreír mucho para que el hombre valore la oportunidad de acercarse a ella sin miedo a que sufra un rechazo. Aunque la verdad, los hombres por lo general no suelen darse cuenta de este gesto a no ser que la sonrisa vaya dirigida solamente a él.

3.- Pavonearse: en el momento del flirteo es muy importante exhibirse. La mujer debe dejar claro que es la más sexy del local, además de hacerle entender al hombre que se está arreglando para él, tocándose el pelo, humedeciendo los labios y colocarse bien la ropa y las joyas.

4.- Tocar: la mujer, una vez se le ha acercado el hombre lo puede tocar de manera casual cuando ha iniciado la conversación. Eso crea comodidad y que no se sienta violento, ya que ha sido él quien ha roto el hielo acercándose a la mujer. Ella puede tocar repetidamente el brazo o el torso del hombre conforme vaya aumentando el grado de intimidad.

Estas 4 fases son importantes para comenzar el flirteo con un hombre, para ayudarlo a que se lance a la piscina, haciéndole entender que no va a caer sobre el suelo, y que estás disponible a su cortejo.

 

Por lo tanto es muy importante que las mujeres emitamos señales claras e inequívocas para que los hombres se acerquen. La mayoría de los hombres son inseguros por naturaleza, y son muy pocos los que se lanzarán al juego de la seducción si “intuyen” (y digo intuyen porque alguno no se fija precisamente en el lenguaje corporal) que pueden ser rechazados.

Unos pequeños gestos que también son importantes, aunque no nos demos cuenta conscientemente, son los siguientes:

Sacudir el pelo hacia atrás, para que caiga de una manera sexy sobre los hombros, deje al descubierto la cara, y además quedar por unos momentos al descubierto la axila, lo que permite que las feromonas lleguen hasta el hombre que tiene delante.

– Acariciar un objeto cilíndrico, ya sea el pie de una copa, un cigarrillo, incluso el gesto de ponerse y quitarse un anillo se considera una alusión al sexo, que llega de manera inconsciente al cerebro del hombre. Éste responde acariciando cualquier objeto de la mujer, como el bolso o el mechero por el motivo de pensar en poseerla de manera simbólica.

Sugerir tocándose una misma, como el muslo, el cuello, o la garganta, es una manera de demostrarle al hombre de que podrá tocar a la mujer de la misma manera si juega bien sus cartas.

– Servir la cara de bandeja, con los codos sobre la mesa, poniéndose las manos cruzadas sujetándose la barbilla, sirve para atraer la atención de un hombre. También sirve de halago para el hombre, demostrando que la mujer está interesada en lo que dice.

Siguiendo estos sencillos consejos, podremos captar la atención de cualquier hombre, dándole a entender de manera sutil, que queremos caer rendidas en sus brazos, pero aun así dejando que se lo curren, dado que no hay que dárselo todo en mano. Como hemos dicho en artículos anteriores los hombres encuentran la seducción en el reto. Cuantos más retos le pongamos mejor, siempre y cuando sin ser o parecer unas estrechas, ya que no queremos que salgan espantados.

Y con esto os dejo. Hasta la próxima, un beso y tened Good Life.