Crear cuenta
Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

En este segundo artículo sobre el liderazgo me gustaría hablaros un poco sobre las cosas que hacen que no seas un líder en lo que te propones. A veces líder y tirano van unidos de una línea muy fina que separa lo mejor de una persona con lo peor.

En el artículo anterior te dábamos 10 consejos para ser un buen líder. En este artículo hemos optado por establecer qué 9 cosas hace mal un líder. Si en tu caso lideras a grandes grupos de personas, es posible que en este artículo encuentres pequeñas líneas de mejora, si por el contrario eres una persona que se centra en el desarrollo personas, conocer los errores que a veces la gente comete o que tú puedes cometer, te puede venir bien para aprovecharlo en tu propio beneficio.

La primera cosa que a nuestro juicio nos parece que hacen mal los líderes es el Ego extremo, es decir, la tiranía. Determinados líderes abusan del poder que tienen para imponer su opinión respecto a la de los demás porque quieren y no saben aceptar que otras personas tienen ideologías y opiniones diferentes, como hemos dicho en esta página, los líderes son capaces de aglutinar a todo el mundo y hacerlos moverse y funcionar en la misma dirección.

La segunda cosa, es la impaciencia, muchos líderes quieren las cosas al momento y al minuto, y eso, en el mundo en el que vivimos es difícil, todas las cosas tienen un orden preestablecido, y un tiempo, así que es mejor tener paciencia, como dice un buen refrán español “la paciencia es la madre de todas las ciencias”.

Otra cosa que hacen mal los líderes es sin ninguna duda aprovecharse de todas las regalías que tienen, un buen líder como dice Napoleón Hill en su libro Piense y hágase rico es lo siguiente: “un líder no necesita títulos para obtener el respeto de sus seguidores”, a veces los líderes desde su posición manipulan a la gente, bajo la premisa de si no quieres hacer esto, lo vas a tener que hacer.

El egoísmo es también otra de las cosas que creemos que es necesario cambiar, sólo querer sobresalir el líder es un verdadero fracaso para él mismo, el líder es una persona que se nutre de los demás y que trabaja con ellos para obtener una meta, un fin común, por eso rechazamos la idea del egoísmo porque el verdadero liderazgo es itinerante, es decir, a veces nos toca liderar y otras veces ser liderados, cuando una persona entiende ese concepto, se convierte en un verdadero líder.

Existe otra cosa que no podemos dejar pasar, y es que un líder siempre trata bien a todas las personas que tiene bajo su mando, así que hemos de evitar cualquier tipo de maltrato, pero ojo, no se puede consentir todo, por lo que existen herramientas como la asertividad para decir “no” de una manera en la que no se pueda ni humillar ni maltratar verbalmente a nadie.

Un mal líder tiene una mala organización y va a la deriva, los líderes suelen ser personas que tienen claro qué quieren en su vida, mientras que los malos líderes no, por lo que la figura carismática del líder tiene que ir acompañado de un plan a seguir y de unas estrategias acordes a lo que se quiera conseguir, sin estrategia a veces podemos estar muertos.

 

Un mal líder no premia a la gente que tiene a su alrededor, de hecho un mal líder no quiere que nadie sobresalga ya que alimentados por un egoísmo desmedido, muchos líderes quieren seguir conservando esa posición de superioridad y de poder y para ello se valen de tretas y artimañas para querer continuar en un puesto que es probable que ya no pueda mantener debido a que existe gente que tiene mejores dotes que él. Lo volvemos a manifestar, el liderazgo es una cosa itinerante, por lo que el buen líder es capaz de adaptarse y gestionar todos los cambios que puedan sobrevenir en su vida.

Los malos líderes no cooperan con la gente que tienen a su alrededor, muchos de ellos tienen una aureola de intocabilidad y por lo tanto prefieren no pringarse con el trabajo de los demás. A nuestro juicio es un verdadero error ya que el líder debe de estar involucrado de principio a fin en todo lo que emprenda a lo largo de su vida.

Un mal líder no tiene imaginación, de hecho vive en un mundo completamente prosaico, como bien dice mi querido compañero David Jungle, hay que ser creativo en nuestra vida, parafraseándolo “La creatividad es primordial (…)  ésta se puede desarrollar de forma natural y convertirse en tu más fiel aliada (…) en cualquier aspecto de tu vida”.

Como conclusión:

El buen líder no es un tirano, sino todo lo contrario, una persona que es capaz de saber dirigir y en momentos cruciales también ser dirigido.

Y como siempre para reflexionar os dejo unas frases que creo que tienen un fuerte contenido trascendental,

“Recordad que a lo largo de la historia, siempre ha habido tiranos y asesinos, y por un tiempo, han parecido invencibles. Pero siempre han acabado cayendo. Siempre.” (Gandhi)

“Cuando la tiranía es en exceso intolerable, algunos piensan que es virtud de fortaleza el matar al tirano” (Santo Tomás de Aquino)

 

 

Sobre El Autor

Artículos Relacionados