Crear cuenta
Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Buenas a tod@s. En esta ocasión, quería compartir con vosotros una pequeña analogía que leí anoche en mi libro de cabecera.

Con este artículo abrimos  un nuevo apartado en el que iremos colgando una serie de artículos  de observación. El objetivo es ir desmigando poco a poco una de las partes más importantes y desde luego interesantes y útiles de la seducción.  La observación es nuestra fuente de información, y sin información no podremos saber que funciona con esa persona que queremos conquistar. Por tanto la consideraremos como esa fiel guía de viaje que nunca nos abandona. Veamos pues la importancia de la observación como fuente de información y guía…

Los tres hombres perceptivos.

Cierta vez existieron tres derviches tan observadores y experimentados acerca de la vida que llegaron a ser conocidos como “los tres hombre perceptivos”

      En una ocasión, durante uno de sus viajes, se encontraron a un camellero que les pregunto:

—        ¿Habéis visto mi Camello? Lo he perdido.

—        ¿Es ciego de un ojo? – Inquirió el primer hombre perceptivo.

—        Sí —dijo el camellero.

—         ¿Le falta uno de los dientes de delante? —Pregunto el segundo perceptivo.

—        Sí, sí —respondió el camellero.

—        ¿Es cojo de una pata? —averiguó el tercer perceptivo.

—        Ciertamente  —reconoció el camellero

                Los tres perceptivos aconsejaron al buen hombre que caminase en la misma dirección que ellos habían seguido hasta allí, pero en sentido contrario, y lo encontraría. Al pensar que ellos lo habían visto, el camellero se apresuro a seguir su consejo. Pero no encontró al camello. Se dio prisa entonces en regresar para entrevistarse una vez más con los perceptivos, a fin de que le dijeran que debía hacer. Los encontró al atardecer en un lugar donde descansaban.

—         ¿Carga su camello de un lado miel y del otro maíz? – inquirió el primer perceptivo.

—        Sí, sí  – respondió el camellero.

—         ¿Lo monta una mujer embarazada? – preguntó el segundo perceptivo.

—        Sí, sí – respondió el camellero.

—        Ignoramos donde está – añadió el tercer perceptivo.

                Tras estas preguntas y esta negativa, el camellero llegó al convencimiento de que los tres perceptivos le habían robado su camello, su carga y jinete, y los demandó ante el juez acusándolos de ladrones.

                El juez consideró que había razones para desconfiar de ellos, y los detuvo como sospechoso de robo para llevar a cabo las consiguientes diligencias que confirmasen su culpa o los absolviera de ella.

                Algo más tarde, el camellero encontró al animal vagando por el campo. Regresó a la corte y pidió que los tres perceptivos fuesen puestos en libertad.

                El juez, que no les había dado hasta el momento oportunidad de justificarse, preguntó cómo pudieron saber tanto acerca del camello sin ni siquiera haberlo visto.

—         Vimos huellas de sus pisadas en el camino – comentó el primer perceptivo.

—        Una de las marcas era más débil que las demás, por lo que deduje que era cojo – añadió el segundo perceptivo.

—         Solo había mordisqueado los matorrales de un lado del camino, y, por consiguiente, tenía que ser ciego de un ojo – dijo el tercer perceptivo.

—        Las hojas estaban rasgadas – continuó el primer perceptivo, lo que indica que había perdido un diente.

—        Abejas y hormigas, en diferentes lados del camino, se amontonaban sobre algo depositado en él. Vimos que era miel y maíz – explicó el segundo perceptivo.

—        También encontramos algunos cabellos humanos tan largos que nos hicieron pensar que era una mujer. Y estaban precisamente donde alguien había detenido al animal y se había apeado – declaró el tercer perceptivo.

—         En el lugar donde la persona se sentó, observamos huellas de las palmas de ambas manos, lo que nos hizo pensar que había tenido que apoyarse, tanto al sentarse como al levantarse, y por ello dedujimos que debía estar embarazada, en un periodo muy avanzado de gravidez – dijo el primer perceptivo

—        ¿Por qué no solicitaron ser oídos por el juez para presentar estos argumentos en defensa propia?

—        Porque contamos con que el camellero seguiría buscando y no tardaría en encontrar al animal –  repuso de nuevo el primer perceptivo.

—        Y que se sentirá lo suficientemente generoso como para reconocer su error y solicitar nuestra libertad – señaló el segundo perceptivo.

—        También contamos con la curiosidad natural del juez, que lo llevaría a investigar – expresó el tercer perceptivo.

—        Descubrir la verdad por sus propios medios sería más beneficioso para todos que el que insistiéramos en que nos había tratado con impaciencia – explicó el primer perceptivo.

—        Sabemos por experiencia que es mejor que la gente llegue a la verdad a través de lo que piensa por voluntad propia – dijo el segundo perceptivo.

—        Ha llegado la hora de que nos marchemos, porque nos espera una labor que debemos llevar a cabo.

Y los sabios siguieron el destino que se habían marcado. Todavía se los encontrará trabajando por los caminos de la Tierra.

Como vemos, todos los detalles están ahí, solamente necesitamos “ver cuando miramos”. Hay que ser conscientes del aquí y el ahora y desarrollar nuestras habilidades de observación como veremos en los próximos artículos.

No obstante es muy importante no precipitarse. La personas suelen creer saber lo que hay en el interior de otras simplemente con haber observado un gesto, una palabra, tono de voz, etcétera. Por ejemplo, estás hablando con alguien y en su cara ves “Joder está cabreado de cojones”, pero quizá le duele algo y no lo quiere decir. Es muy importante evitar estas presuposiciones pues no te servirá si de verdad quieres calibrar bien. Al principio hay que ser precavidos y  evitar lecturas del tipo “sé lo que piensa y está sintiendo esto….”, limítate solo a observar. Solamente cuando tenemos suficientes referencias es cuando se puede identificar lo que está pasando en el interior de la otra persona, por tanto es mucho más recomendable escuchar y observar bien y estar seguros de nuestra respuesta que abalanzarse a un respuesta errónea por falta de información.

Normalmente, los chicos cuando se dedican a seducir están más pendientes de lo que tienen que decir que de observar la situación y a la chica que tienen delante. Esto se debe al miedo que tienen a quedarse en blanco o a no saber que decir después. Esto es un error pues, como hemos visto, simplemente observando podremos deducir miles de cosas que no adivinaremos si sólo somos conscientes de nosotros mismos. La observación es muy importante para identificar cómo debemos proceder en cada momento con una chica y que debemos decir para que así nuestra seducción sea exitosa. La iremos viendo con mucho detenimiento en próximos artículos y veremos ejercicios para desarrollar nuestra habilidad de observación.

 Aprovecha los días o muere arrepintiéndote del tiempo que perdiste

Así pues…………”A OBSERVAR SE HA DICHO”. Ahora os dejo con un gran monologo de Dani Rovira sobre la observación, aprovechar que la risa alarga la vida 😉

 

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

4 Respuestas

  1. Freyr Berkana

    No eh querido continuar leyendo el post de observación I sin antes haber pasado por éste jeje 🙂 quiero estar bien infromado de todo lo que pongan, porque su forma de ver la seducción me gusta y mucho.Eh notado también que para la seducción es realmente importante la observación, por eso es que eh querido checar la introducción de ésta “sección de ustedes” Ya saben, para continuar con mi crecimiento como seductor. Porque nunca sabrás como actuar si realmente no haces nada nunca.

    Responder
  2. Asmel

    🙂 Quisimos hacer una introducción especial para un tema tan importante como la observación, es un placer que nos sigas…….;) Good life

    Responder
  3. Dominus

    jajajaja

    Hace 10 años yo lei esta metafora en la biblioteca pero no me recordava el libro y desde entonces no pude más encontrarla y ahora me deparo cón ella nesto momento /o/

    Gracias, gracias y un fuerte abrazo desde Brasil.

    Me encanta los posts de Good Life y estos de observación están de maravilla.

    Responder

COMÉNTALO