Crear cuenta
Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Buenas noches!

Hoy empezamos la sección de imagen personal en Good Life. En esta sección hablaremos de todo lo relacionado con la imagen personal (ropa, accesorios, peluquería, colores, etc) enfocado tanto para hombres como para mujeres. Estos artículos irán saliendo todos los miércoles de cada semana.  En el primer artículo de hoy, quería hablaros de la importancia de la imagen personal.

Muchas veces, descuidamos nuestra imagen, o proyectamos otra imagen equivoca o simplemente la frivolizamos. El ser humano, percibe a través de sus 5 sentidos toda la información a su alrededor y en base a ello, emite juicios. Juicios, buenos, malos, o no tan malos, pero emite juicios. Muchas veces he oído o leído, que no es bueno emitir juicios o juzgar a las personas. Como todo tópico, una verdad a medias, ampliamente aceptada. Enjuiciar, llegar a una conclusión o simplemente asociar lo que percibes a algo que ya conoces, no es ni nunca será malo. Lo es agarrarse a esas conclusiones, incluso cuando las percepciones cambian. La observación, no es solo percibir, también es llegar a conclusiones, juicios, interpretaciones de lo que hemos percibido.

Si ves que el césped es de color verde, emites una conclusión “El césped es verde”. Si ves a alguien con una camiseta de Motorhead, emites otra conclusión “A este le gustan los Motorhead” y eso puede que te lleve a deducir que temáticas pueden gustarle (Eso es un juicio); pero puede que tras un rato de conversación, descubras que ese juicio no era del todo correcto, agarrarte por tanto a la primera impresión (al primer juicio) es un error, un error enorme.

Cuando hablo de imagen personal, no me refiero solo a lo que se ve. El ser humano es multisensorial. No solo somos vistos, también oídos, tocados, olfateados y en algunos casos saboreados. Por tanto, deberemos prestar atención a muchos más detalles que si el rojo combina con este tono de verde.

Bien, como he dicho, somos percibidos por varios canales sensoriales, aunque el más importante, por el que primero llega información la mayoría de veces, es la vista. Somos vistos, antes que oídos en algunas ocasiones, que olfateados en otras ocasiones o saboreados o tocados. Por tanto nuestra imagen visual, lo que los demás perciben por su canal visual, será en la mayoría de los casos, nuestra carta de presentación.

Como decía Oscar Wilde:

No hay segundas oportunidades, para causar primeras impresiones.

Muchas veces, podremos ser descartados/as por un desconocido/a que nos gusta, simplemente por una mala imagen. Por tanto estaréis conmigo en que es importante, presentar una buena imagen personal.

 

Pero no solo una buena imagen personal. Si no, una imagen que hable de nosotros, que hable por nosotros, todo eso que no necesitamos contar de boquilla, pero que es parte de nuestro atractivo (para bien o para mal), nuestras pasiones, nuestras virtudes, nuestra vida, etc.

Solo una imagen muy fuerte de uno mismo, puede mantenernos en un mundo que conspira para silenciarnos a todos.

Esta frase de la biografía del maestro Leonard Cohen, podría resumir la filosofía de la imagen personal tal y como debe ser, personal.

Hasta la próxima semana!!!!

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

COMÉNTALO