Crear cuenta
Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Hola compañeros de Good Life Play. Empezamos una nueva serie de artículos enfocados sobre el trabajo de fuerza y musculación.

Vivimos en una sociedad en la que está ganando mucho poder la imagen personal. En la última década se han abierto infinidad de gimnasios, algunos verdaderos macrocentros deportivos de incluso dos plantas dotadas con la última tecnología y por si fuera poco a precios realmente asequibles. Como amante del deporte y de la actividad física cuando los visito es como si fuera Alicia y estuviera en el país de las maravillas. A veces entro a estos macrogimnasios pidiendo información para inscribirme, a sabiendas que no lo voy a hacer, solo para gozar viendo las instalaciones. Atrás quedaron los gimnasios antiguos de máquinas oxidadas que siguen utilizando los más nostálgicos.

Está claro que ha habido un avance importante en cuanto a tecnología pero, ¿esto quiere decir que yendo al gimnasio más moderno me voy a poner más fuerte que en uno de la época medieval?

Creo que hay un patrón que se repite en todos estos lugares. Primero uno se apunta al gimnasio más cercano con toda la ilusión del mundo. Va consiguiendo resultados, se ve más fuerte en el espejo y en un estado de ánimo muy bueno decide ir más días a entrenar porque le merece la pena. Así se acaba yendo de lunes a viernes. Pasan un par de años con ese ritmo de entrenamiento pero parece que ya no se consiguen resultados tan fácilmente. Hablamos con el monitor del gimnasio y este nos da varias soluciones: Te hago una supermega tabla de ejercicios (en la que si logras no morir por agotamiento te conviertes en Terminator), me compras estos botes de carbohidratos y estas proteínas que te vas a poner hecho un toro. Así conseguimos aguantar otro año más en el gimnasio pero ya hemos llegado un punto en el que no conseguimos ver resultados. Seguimos levantando los mismos kilos de siempre en todos los ejercicios y encima cuando dejamos de ir a entrenar nos desinflamos. Ya solo nos apuntamos al gimnasio cuando se va acercando el calorcito y huele a verano. ¿Os suena esto de algo? ¿Te gustaría saber por qué hoy en día se entrena así? Para ello tendremos que viajar en el tiempo y hacer una visita a la historia del fisicoculturismo…

Te presento a Joe Weider, padre del fisicoculturismo moderno y creador del Sistema Weider. Si Joe no existiera, el fisiculturismo no sería lo que es hoy en día.

Weider no solo inventó el sistema que es usado por casi todo el mundo cuando entrena con pesas, sino que también creó las maquinarias modernas, inició la industria de los suplementos deportivos, creó la federación internacional de fisiculturismo (IFBB por sus siglas en ingles), que hoy en día está vigente a nivel mundial, fue el inventor del campeonato Mr. Olympia, mentor de los fisiculturistas más famosos del mundo, incluyendo a Arnold Schwarzenegger, creador de las primeras revistas de fisiculturismo y fitness de ventas a nivel mundial, las cuales hoy en día tienen millones de lectores en todo el mundo. Fue el primero que empezó a darle contratos y patrocinios lucrativos a los y las fisiculturistas. Además de que también creó el salón de la fama del fisiculturismo.

Fue y estuvo muy adelantado a su tiempo en cuanto a nutrición, las formas de alimentarnos hoy en día y el uso de nutrientes a determinadas horas, el comer cada ciertas horas, etc., tienen su base en los estudios y escritos de Weider.

Siguiendo con el tema que nos compete, afirmamos que hoy se entrena en el 96% de los gimnasios siguiendo (inconscientemente o no) los principios de entrenamiento del Sistema Weider. Es más, puedo afirmar sin temor a equivocarme que en las licenciaturas de educación física, en los cursos de entrenador personal, en las federaciones de fitness y musculación, etc., en casi todas éstas se enseña el tan mencionado sistema. Pero, ¿Es este el mejor sistema? ¿Da resultados en menor tiempo? ¿Qué tiene de especial? Preguntas nada fáciles de responder. Vayamos poco a poco.

¿Qué es el Sistema Weider y en qué se basa?

Éste sistema fue creado, como ya hemos dicho, por Joe Weider quién se encargó de recopilar y sistematizar los métodos de entrenamiento utilizados por diversos culturistas.

Se basa en un aumento del volumen muscular sometiendo al músculo a esfuerzos progresivos. Lo que nos propone Weider, y esto es MUY importante para comprender el sistema, es un aumento progresivo del VOLUMEN de trabajo. Es decir, cada vez hay que añadir más días de entrenamiento (llegando incluso hasta 6 días por semana), más series, más repeticiones, etc. Esto conlleva a una consecuencia: la disminución de los pesos a utilizar (menos kg) puesto que con tantas repeticiones no podemos manejar grandes cargas. Así para un sujeto normal y corriente sus días de gimnasio se convierten más en un entrenamiento de resistencia que en uno de fuerza. Y claro, todos sabemos que fuerza y resistencia no son muy buenos amigos. Así un halterófilo no podrá ser nunca un corredor de maratones y viceversa, porque sus músculos están preparados para trabajar de forma diferente.

Y te preguntarás, ¿pero si este es el sistema que utilizan los grandes fisicoculturistas, cómo no va a ser el mejor para mí?

En el paso en el que se implanta este sistema desde los campeones fisicoculturistas hasta los gimnasios normales y corrientes hemos obviado un factor: los anabolizantes.

Recordemos que el Sistema Weider fue creado gracias a una recopilación de los entrenamientos que utilizaban los grandes fisicoculturistas, y hoy en día todos sabemos que esos cuerpos solo se pueden conseguir a base de sustancias prohibidas.

Para entender el poder de estas sustancias te diré que pueden hacer ganar en 6 meses la mejor forma física que una persona podría alcanzar en toda su vida de duro entrenamiento, eso sí, a un precio demasiado alto (de esto hablaremos en otro artículo).

Actualmente está demostrado por estudios científicos que la mayor parte de los músculos de los fisicoculturistas está compuesto por la hipertrofia de las fibras rojas, que de hecho es el tipo de fibra menos hipertrofiable y más resistente, la que predomina en los deportes de resistencia (carrera de maratón por ejemplo). ¿Cómo es esto posible? ¿La musculación no es una actividad física de fuerza? Pues gracias a los anabolizantes esto ya no es así.

¿Cuáles son las consecuencias para el otro 99% de la población que no compite a nivel mundial?

En el gimnasio de tu pueblo se entrena a la manera de los campeones de Mr. Olympia. Estos son gente privilegiada, con físicos fuera de lo normal que les hacen ganar masa muscular de manera muy rápida, además de recuperar en la mitad de tiempo que lo haría un sujeto normal. Si a esto le sumamos el consumo de sustancias anabolizantes el resultado es demoledor. Una persona normal no puede hacer el mismo tipo de entrenamiento. Eso es lo que pasa en el gimnasio de tu pueblo, esta parte no se tiene en cuenta. Así, en una persona normal y que no se ayude de sustancias tenemos:

  1. Por un lado al tener un alto volumen de entrenamiento no hay apenas tiempo para recuperarse. Esto produce un estancamiento porque al músculo no le da tiempo a crecer cuando ya estamos haciendo un nuevo entreno. Es frecuente que al no tener en cuenta este factor surjan las tendinitis, dolores articulares e incluso rotura del músculos por estrés.
  2. Por otro lado estamos entrenando un tipo de fibras musculares (las rojas) que son las que menos crecen y las que deberíamos entrenar en deportes de resistencia, no de fuerza.
  3. La consecuencia final es el estancamiento y el abandono de la práctica deportiva por falta de resultados.

Diciendo todo esto, nos queda un panorama bastante desolador y puede que hasta se te hayan quitado las ganas de ir al gimnasio. Lo siento, no era mi intención. Aun así, con un pequeño rayo de esperanza me preguntarás, ¿no hay otra alternativa? ¿Existe otro método que funcione mejor que el visto hasta ahora?

Estás de enhorabuena, la respuesta es SÍ. Lo veremos en el próximo artículo 😉

Os dejo un enlace hacia un libro imprescindible que revoluciona el entrenamiento, adaptándolo a las necesidades fisiológicas del ser humano y que potenciará toda vuestra genética a la par que os hará personas más saludables y a gusto con su cuerpo.

Disponibles ya la SEGUNDA y TERCERA partes.

Espero que te haya gustado este artículo. Si te has quedado con ganas de más puedes agregarme como amigo en Facebook para ver mis consejos diarios y comentar más abajo de este artículo, estaré encantado de responderte. Hasta la próxima.

6 Respuestas

  1. Freyr Berkana

    Excelente!! Me ah encantado el diseño de la nueva página, y realmente me parece estupenda, seguiré visitandola jeje, ya saben, que cuentan con mi ayuda para lo que necesiten. Bueno, ahora sí a comentar el post. Tines mucha razón Alberto, la información de nuestros días nos impulsa a querer ser igual a los estereotipos, y pasar por uno de éstos lugares realmente (al principio) nos llena de ganas y nos comienza a dar esa motivación de querer ser más o hacer más por nosotros mismos. Innesperadamente lo que comentas al principio es lo mismo que yo estaba comenzando a hacer, pero después de ello, me lo estoy replanteando muy bien jejeje, Me ah impresionado sobremanera todo lo que mencionas por parte de Weider, no sabía todas esas cosas, ahora creo que investigaré un poco acerca de él.Pero estaré esperando al próximo post con ansias!!!

    Responder
    • Alberto EdFísica

      Hola Freyr Berkana!!

      Me alegra que este artículo valga para hacer pensar un poco a la gente sobre el entrenamiento que está acostumbrado a hacer. Esa es la clave de todo en la vida, que reflexionemos sobre por qué hacemos las cosas y no nos conformemos con lo que hay porque ya esté impuesto por la sociedad. Gracias por tu comentario.

      Saludos!!

      Responder
  2. Víctor Martín

    Joder, maravilloso artículo, simplemente excelente!!
    Por cierto, conoces el entremaniento de Body by Science?? Creo que consiste en entrenar grandes grupos musculares un único día a la semana, con una única serie por ejercicio y con movimientos muyyy lentos. Parece que está teniendo mucho éxito!

    Responder
  3. Víctor Martín

    Joder, maravilloso artículo, simplemente excelente!!
    Por cierto, conoces el entremaniento de Body by Science?? Creo que consiste en entrenar grandes grupos musculares un único día a la semana, con una única serie por ejercicio y con movimientos muyyy lentos. Parece que está teniendo mucho éxito!

    Responder
    • Alberto EdFísica

      Hola!! Víctor, me alegro que te haya gustado!

      No conozco el Body by Science pero si se quien es uno de sus autores (John Little) que de hecho tengo un libro suyo titulado “Iniciación al Culturismo”. Esta persona es realmente famosa en el mundo del culturismo americano y de hecho escribe en muchas revistas. Del libro que tengo de él te puedo decir que es puro entrenamiento Weider, con mucho volumen, muchas repeticiones y poca intensidad. Por eso me ha sorprendido bastante que escriba sobre un entrenamiento intenso, quizás haya sido por la influencia de Mike Mentzer. No puedo opinar del Body by Science porque no lo he probado pero una de las cosas que yo tendría muy en cuenta es si puede dar variedad para entrenar un periodo largo de tiempo (1, 2, 3 o 4 años). Si no más pronto que tarde nuestro cuerpo se acostumbraría y no produciría mejoras que es lo que veo a simple vista de este método. Si alguien lo ha probado y sabe más de esto sería interesante que comentarais!!

      Saludos!!

      Responder
  4. Kitus9

    Muy buen articuli y Muy cierto! Pero tambien es cierto que con una buena rutina y una buena dieta puedes conseguir un cuerpo 10! Que no me refiero a un cuerpo de fisioculturistas sinó cuerpo fitness, estilizado, musculoso y fibrado!

    Responder

COMÉNTALO