Crear cuenta
Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Existen numerosas fuerzas de la naturaleza capaces de alterar el rumbo y el sentido del ser humano. Pero quizá, entre todas ellas, emerja sobre la superficie del mar como la fuerza más poderosa, el llamado Karma(*). En este breve pero directo artículo, aprenderemos qué es el karma y cómo funciona, su origen y cómo podemos limpiarlo.

KARMA

El karma es la fuerza de la autocompensación. Es llamada por la ciencia como ”causa y efecto” o ”frecuencia y onda”. La naturaleza y el universo tiene tendencia a equilibrarse. La idea general del Karma es sencilla, si actúas de una manera positiva, recibirás positivo. Si actúas negativamente, recibirás negativo. Recibirás de lo que darás. El bien llama al bien, el mal llama al mal. Puede ser así de sencillo. Sin embargo, tener en todo momento la perspectiva de las consecuencias de nuestros actos requiere atención concentrada. Todos nuestros actos no son una obra de moralidad. Ahora bien… ¿Cómo funciona esta fuerza de compensación?

Normalmente, salvo aquellos que han elegido el camino virtuoso hacia el paraíso interno, las personas cultivan tanto acciones positiva como negativas. En esta balanza se medirán el peso de tus acciones virtuosas como de tus malvadas acciones para compensarlas. Cuando llevas a cabo una acción malvada o inmoral hacia los demás, disfrutarás de la miel de su instantánea acción. Te reirás, disfrutarás. Sin embargo, su respuesta kármica te acompañará como te acompaña el presente. Día tras día, semana tras semana, incluso año tras año. Hasta que un día, despiertes y te des cuenta de que esas palabras o actos no fueron tan atinados como creíste. Consciente, habrás ganado entendimiento y un nuevo aprendizaje. El peso kármico que te acompañaba, será despojado. En ese justo momento, la balanza volverá a su compensación inicial.

Este es el funcionamiento del karma, siempre que has engendrado una acción negativa, instantáneamente se ha creado un aprendizaje. Este aprendizaje vendrá representado en forma de estado mental/emocional, situaciones que se repitan o vivencias. Se rápido en captar el aprendizaje, despójate del peso kármico y nunca permitas que tu espalda cargue el peso de tus acciones.

ORIGEN

En las vertientes espirituales del hinduísmo o budismo, la vida se entiende como un ciclo constante de nacimiento, muerte y renacimiento(o reencarnación) donde nada permanece inmóvil, salvo la permanencia de lo impermanente. El ciclo de nacimiento, muerte y renacimiento se denomina Samsara.

Representa que el juicio de nuestros actos, dictado por el karma, es constante y progresivo, cuyo peso a veces se prolonga durante muchas vidas incluyendo la idea de una carga que se hereda de una vida a otra. En cada vida nuestro karma tiene la función de impulsarnos hacia el camino de la virtud. Una persona que ha cometido una acción malvada implicando muertes como grandes catástrofes nocivas para la humanidad pagará en esta vida y en las posteriores con el peso de su karma hasta que lo limpie. El Samsara puede ser representado simbólicamente como una rueda en espiral sin fin por donde vamos pasando en nuestras vidas hasta salir de ella y alcanzar el llamado ”paraíso”.

DHARMA

El dharma es el concepto central del Budismo. El Dharma tiene el poder de mover, balancear y borrar el mal karma acumulado, y en ese sentido afecta a nuestro futuro inmediato tanto como nuestras próximas vidas. El karma se puede manifestar durante varios ciclos de la rueda del Samsara, durante esta vida o la siguiente. Para lograr un buen karma(*) es necesario vivir de acuerdo al dharma.

Actuando correctamente y siguiendo las enseñanzas espirituales más elevadas. Sin entrar en plena espiritualidad para conducir nuestra vida, el dharma sigue el principio de la armonía. Toda acción que beneficie al individuo, a quien lo rodea y a todos en general, es considerado dharma cuyo resultado será  ”buen karma”. 

CONSEJOS FINALES

  • Así como siembras, así cosecharás. Lo que le damos al universo es aquello que nos devuelve.
  • Todo requiere de una participación. Somos el uno con el universo. Lo que nos rodea nos da pistas sobre nuestro estado interior.
  • Aquello que niegas y aquello que no aceptas continua constantemente contigo. Todo aquello contra lo que te resistes persiste. Con la misma intensidad con la que te resistes.
  • El presente te sigue. El karma va con el. El tiempo y los años no borran el karma, siempre está ahí. La presencia del karma te sigue como la rueda sigue al carro, el carro al caballo y el caballo al carretero. Eso es la constante presencia de ese karma, intentar escapar de karma, es como intentar huir de ti mismo. No puedes, siempre estás contigo.
  • ” Siempre que hay algo mal en mi vida, hay algo mal en mí ”. Todo aquello que nos rodea son espejos.
  • ” Por un clavo se perdió un caballo, por un caballo se perdió un caballero, por un caballero una batalla, por una batalla se perdió una guerra, y por una guerra un imperio”. Pequeñas cosas hacen que el movimiento cambie su movimiento. Todo está interconectado. Cada paso lleva al siguiente paso, y así sucesivamente.
  • La historia se repite hasta que aprendamos las lecciones para cambiar nuestro destino. Es una rueda, que se repite en planes terrenales y espirituales. Atrévete a saber quien eres.
  • Todos los premios requieren un esfuerzo inicial y una paciencia final.

Actualizadas y recordadas las instrucciones del juego mágico de la vida. Deseo que vivas tu vida lo más bellamente posible y te dejo con una frase que me hizo pensar recientemente, ¿Serías capaz de afirmarlo?. Del escritor latinoamericano Gabriel García Marquez:

LIVE2  Karma y Dharma live21 1

 

MERCURY #AMATUDESTINO #NAMASTÉ


 

(*): ”Karma” viene del sanscrito Kar(órgano de acción) y Man(pensador). Algo así como ”La energía de la acción sobre el pensador”.

(*): ”Buen Karma” . Todo buen karma es transmutado en Dharma.

COMÉNTALO