Crear cuenta
Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

El gran secreto, la mente como instrumento

La felicidad es una actitud que parte desde nuestro interior, y que cuenta con la mente como su principal aliada, o su principal enemiga. La mente es una herramienta que nos da las claves del cómo debemos vivir y cuáles son nuestros pasos a seguir, pero la vida es mucho más…

No podemos estar continuamente calculando ganancias y pérdidas. La reflexión se vuelve un obstáculo cuando se piensa proporcionalmente más de los que se actúa. El conocimiento es muy importante, pero no olvidemos que la conciencia suprema y la felicidad está en vivir y experimentar intensamente el momento presente.

A veces encontramos personas que estudian, razonan y llegan a grandes conclusiones, pero que son incapaces de desconectar del estudio constante. Algunos se vuelven completamente locos.

Entonces si hacen el amor lo hacen pensando en toda clase de tonterías. Si juegan con su perro, estarán continuamente pensando en esto o aquello que les preocupa. Y así es como las personas nos perdemos en los grandilocuentes laberintos de nuestra mente, y lo que creemos que es conciencia, se convierte en un mundo paralelo donde no vemos más allá de nuestro propio ego.

Siente el ahora. Sea cual sea. Si trabajas, pon todo tu ser en ello. Si juegas, se el juego. Si haces el amor, se cada uno de sus movimientos y caricias.

El gran secreto de la felicidad es uno y solamente uno, usar la mente como un instrumento cuando a de ser utilizado, y desconectar de ella para sentir el ahora durante nuestros actos por insignificantes que sean.

¿Y cómo conseguir tan complicada tarea? La meditación es la vía. Gracias a la meditación podremos practicar la alternancia entre un estado de lógico y puramente cognitivo de reflexión, y un estado emocional de desconexión que nos permita disfrutar del ahora sin saturar nuestra mente de pensamientos.

Good life es combinar naturalidad y control, o la naturalidad innatural como decía Bruce Lee. Es entender que un exceso de naturalidad es imposible para vivir feliz en la sociedad controladora actual. Pero saber cuándo puedes ser completamente natural y disfrutar intensamente de esos momentos únicos y meditativos. (Filosofía good life)

camino felicidad El gran secreto de la felicidad más 3 consejos camino

1. Acepta que no existe el camino correcto

Conozco el caso de un hombre que empezó estudiando ingeniería, y ahora es directivo de uno de los bancos más importantes del mundo. No hace nada relacionado con la ingeniería, pero ha sabido aprovechar la oportunidad de un nuevo camino y reciclarse por completo. ¡Los caminos son flexibles!

Nos pasamos la vida pensando en que decisión será la mejor. Y si nos equivocamos nos frustramos y decimos cuan desgraciados somos. Pero, ¿no es en nuestros errores cuando más crecemos? Son ellos los que nos hacen reflexionar y aprender. ¡Acéptalos! Nos podemos equivocar, podemos tomar malas decisiones, pero es que quizá ese camino correcto que buscamos no exista, no sea más que una ilusión. No sea más que una percepción que nos mantiene en tensión, en una búsqueda continua de una felicidad que nunca llega por decisiones. La felicidad es un estado interior.

El hombre que pretende verlo todo con claridad antes de decidir nunca decide. (Henry F. Amiel)

Si nos anclamos en nuestros errores del pasado, seremos fieles servidores y esclavos de ellos. Compréndelos, acéptalos, y sigue adelante sin sus distorsiones, viviendo plenamente en el presente, pues es ahí donde la felicidad se encuentra.

Y es que la vida no entiende de tiempos perdidos. ¡No existe el tiempo perdido para quien intenta enriquecer cada momento de su vida! Los caminos cambian, hoy vamos en una dirección y mañana nos encontramos dando un volantazo para cambiar de rumbo. Y eso si es de verdad vivir.

El tiempo no se desperdicia, se invierte o se disfruta. El tiempo que pasas triste, es el que estás desperdiciando. Amanece cada día con una sonrisa y optimismo renovado, porque cada día nace algo nuevo en ti. Decide, decide ya, y decidas lo que decidas, nunca te arrepientas. Lo correcto no es más que una percepción.

escuchar-no-involucrar felicidad El gran secreto de la felicidad más 3 consejos escuchar no involucrar

2. Escucha las críticas, pero no te involucres

Ni Buda, ni Jesucristo ni ningún presidente de ningún país, se escapa de las críticas. Siempre hay alguien que piensa diferente. ¿No pretenderás ser la excepción verdad? La crítica no escapan a nadie, pues percepciones subjetivas de la realidad hay así como habitantes pueblan la tierra.

Siempre habrá personas dispuestas a criticarnos por muy bien que creamos que estamos actuando. Incluso encontraremos personas resentidas cargadas de frustraciones y rencores que únicamente vean las partes negativas de todo lo que hagamos.

Tontos hay en todas partes, pero más tonto es quien se deja dañar por sus opiniones que los propios tontos.

Por tanto, el problema no son las críticas, sino como reaccionamos ante ellas. Si estamos seguros de nuestros actos y dispuestos a afrontar cualquier repercusión que les precedan, nos enfrentaremos a las críticas con la cara bien alta. Incluso el sentido del humor, siempre una lluvia de alegría en nuestras vidas, puede ayudarnos a entender la crítica en su toque más emocional y vanguardista.

Por último, se flexible. Únicamente teme las críticas aquél que piensa que es como es y nada ni nadie le va a cambiar. La persona que acepta que puede equivocarse y que su vida al igual que la naturaleza, está en continuo cambio, no se ve tan afectado por las críticas, pues ve en ellas una firme oportunidad de crecimiento. No pierde su actitud de felicidad. Además, ¿no te has dado cuenta de que defendiéndote de las críticas, has dado con nuevas ideas y soluciones que antes no habías visto?

fondo felicidad El gran secreto de la felicidad más 3 consejos fondo

3. Mira el fondo, no la paja

Cuando hacemos o decimos algo, tenemos que reflexionar rápidamente cuál es el objetivo principal de nuestras acciones. Quizá tu objetivo de fondo sea encontrar la felicidad cada día de tu vida, pero jamás la encontrarás si sólo te detienes a ver sus miserias.

Por ejemplo, poco importa que te den la razón si eso no te lleva a conseguir lo que quieres. Muchas veces nos perdemos en las palabras y no alcanzamos a ver el fondo. Queremos que nos reconozcan y nos digan, si, es cierto, tienes razón. Pero, ¿De que sirve eso si al final te genera más infelicidad que bienestar, o no te lleva a conseguir lo que quieres?

Algunos se empeñan tanto en tener la razón en cosas a menudo insignificantes, que en su empeño discuten, gritan y atacan a personas a las que aman. Muchas son las pequeñas cosas que hacen la vida. La felicidad está en todas ellas, y también la felicidad puedes escaparse sobre éstas.

¿Qué importaría qué medida económica es la mejor para este país, si en tu empeño por defenderla has perdido a un amigo de hace muchos años? ¿Qué importa si esa planta está mejor en el salón o en la entrada de casa, si en tu empeño por tener la razón tu mujer no quiere dormir contigo esa noche? Y que pasará, si todas estas situaciones se van sucediendo unas tras otras… ¿Qué ocurre con tu felicidad?

La próxima vez que veas que estás discutiendo por tener la razón, pregúntante, ¿qué puedo ganar y qué puedo perder? ¿Cómo seré más feliz, dejando la planta donde a mi mujer parece gustarle más aunque no esté de acuerdo y disfrutar de la armonía y el placer de un amor que florece, o discutiendo por ver quién es mejor decorador?

Y lo mismo que en el ejemplo de tener la razón, aplícalo a todo en tu vida. ¿Quieres otro gran secreto de la felicidad? Si hace falta, sé pasota. Empieza a valorar tu estado interior y el de los demás, en base a buenas emociones, por encima de cualquier otra cosa. No te pierdas en las tonterías, y sé feliz.

¡Hasta aquí este artículo! Si te ha gustado, puedes compartirlo con tus amigos pulsando en lo botones de las redes sociales, y así creceremos juntos.

¿Quieres más? No te pierdas nuestro último éxito en las redes sociales:

5 consejos para cambiar tu vida

#FilosofíaGoodLife #Live  #FuerzaEspiritual

Good life es vivir feliz incondicionalmente de los sucesos externos. Aunque la vida depende en gran parte de uno mismo y de sus actos, otra gran parte de ellos vienen del exterior y no se pueden controlar. Siempre que sigas tus ideales y actúes como tú hayas querido no tendrás que sentirte frustrado aunque las cosas no hayan salido como desearas. (Filosofía good life)

Sobre El Autor

Escribo e imparto cursos sobre desarrollo personal desde el año 2012. Mis ramas de actuación son la comunicación, la seducción, la inteligencia emocional y la meditación. Soy Graduado en Marketing y Administración, y actualmente estudio diseño de moda. Mi sueño es seguir mejorando mi vida día a día mientras intento influir en otros para mejorar la suya. Más en mi web: http://bravejungle.com

Artículos Relacionados

Una Respuesta

COMÉNTALO