Crear cuenta
Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Hola, amables lectores de este artículo. Probablemente si estáis leyendo esto es porque queréis saber algo más del autor de varios artículos de esta web.

Voy a hablaros un poco de mi vida para que me sintáis más cerca y sepáis quién os habla. Mi infancia fue la típica de cualquier niño inquieto y ávido de conocimientos y que, además, presentaba ligero sobrepeso. Mis primeros pasos con el sexo opuesto empezaron ya a los 9 añitos, donde una niña de mi colegio llamó mi atención. Evidentemente, esas cosas tan tempranas nunca son fructíferas, pero el desamor ya entró por mi puerta, recibiendo mi primer rechazo.

No sería hasta un par de años más tarde que volví a interesarme por otra chica, una niña que aun a día de hoy es mi mejor amiga. Empezó como empiezan las cosas a esa edad, con rumoreos, con el “dime quién te gusta”, etc, etc. Y así recibí mi segundo rechazo, con tan solo 11-12 añitos. Evidentemente, esas cosas dejan huella y yo ya empezaba a tener el autoestima algo baja.

Y llegó la adolescencia. Esa etapa donde las colitas se ponen tiesas con sólo pensamientos fugaces. Pegué el estirón y pasé de ser un chaval con sobrepeso a ser un larguirucho muy delgado. Sí, siempre fui un hombre de extremos jajaja. Durante esa etapa se sucedieron éxitos y fracasos, éxitos en el ámbito profesional (siempre fui un cerebrito) y fracasos en el terreno sentimental. Cuento hasta un total de 4  o quizá 5 chicas que me rechazaron, no obteniendo ningún éxito. Sí, era bastante negado para las mujeres. Y llegaron los 16 y decidí empezar a cambiar mi vida. Decidí que para 1.88 cm de estatura no me vendría mal coger algo de musculatura, me tinté el pelo y hasta me hice un tatuaje…sí, el chico bueno había empezado a cambiar. Volví totalmente cambiado del verano y ya empezaron a fijarse más en mí. No quizá de la manera que deseaba…pero al menos ya no pasaba desapercibido. En el gimnasio empecé a adquirir mayor confianza en mí mismo al ver que obtenía resultados poco a poco y mi vida social aumentaba.

Empecé a obtener resultados con las chicas, me veía cada vez más atractivo y eso aumentaba algo mi autoestima. Al fin y al cabo, una percha bonita llama algo la atención. Con algunas de aquellas chicas que me rechazaron tuve encuentros fugaces, propios de un inexperto, pero ya estaba dando mis primeros pasos. 

Y llegó abril de 2009, 17 años. Conocí a la que fue mi primera novia. Una chica algo peculiar y diferente. No muy atractiva pero sí con muchísimo carácter. Fue una relación cargada de amor, pero también de odio. No era una relación sana porque no terminábamos de encajar el uno con el otro, pero ahí seguíamos. En septiembre de 2009 consigo uno de mis objetivos: entro a la universidad a estudiar la maravillosa carrera de Medicina. Al entrar ahí me doy cuenta de que no soy como los demás, de que no encajo exactamente con los chicos y chicas de mi edad. Conocí a los que a día de hoy forman parte de mi círculo de mejores amigos, de los cuales siempre aprendo un montón y a los que les estoy muy agradecido por todo lo que me enseñaron. Fue gracias a sus enseñanzas y sus experiencias que yo fui creciendo mucho en cuestión de poco tiempo, a adquirir confianza y criterio y a ir pisando fuerte en la  vida. Es por esto que la relación con mi novia cada vez iba a peor. Pensábamos cada vez de manera más diferente y fue en octubre de 2011, cuando descubrí el mundo de la superación personal y las relaciones sociales, cuando decidí finalizar esa relación que, como decía mi buen amigo, eran “crónicas de una muerte anunciada”.

Ahí empiezan mis pasos en el mundo de la superación y crecimiento personal. Hay quien dice que yo tenía madera de seductor: poseía una personalidad virtuosa, un físico bastante atractivo y una creatividad importante. Muchas mujeres pasaron por mi vida durante noches incontables. Los libros sobre seducción caían devorados ante mí, uno tras otro. Cuento más de 10 u 11.

Hasta que llegó marzo de 2012 y conocí a Carisma, ahora David Jungle, en un curso de lenguaje no verbal en la universidad. Ahí empezaron nuestros primeros pinitos juntos. Muchas veces fue las que me dijo que, para el poco tiempo que llevaba, era bastante, bastante bueno. Los éxitos y los rechazos se sucedían durante noches innumerables. Las charlas sobre seducción y superación duraban horas y nunca se acababan. Ideábamos teorías y las poníamos a prueba, nos guiábamos mutuamente…el equipo perfecto. Por aquel entonces también conocí a Ángel Crimson, quien de entrada ya me pareció una persona maravillosa.

Y llegó el verano de 2012, el verano de la mandanga.

Ese verano pasaron cosas muy profundas: se afianzó mi relación con Ángel Crimson, conocí a una personita muy especial y nació Good Life, como un simple blog. Queríamos impregnar a la gente de nuestra diversión, cachondeo y manera de ver la seducción.

Y llegó septiembre y volvimos a las andadas. Otra vez volvimos a salir innumerables noches, pero eso sí, los resultados eran diferentes. Ya fluíamos, éramos más naturales y magnéticos. Los rechazos eran inexistentes prácticamente y, si sucedían, les dábamos la vuelta rápidamente. Las citas se sucedían y eran innumerables y fructíferas. De unas aprendí más que de otras, unas me inspiraban más que otras, pero de todas disfrutaba poniéndome nervioso esos 3 minutos antes de que llegara la hora de quedar con ellas, y siempre combinado con una mayor gana de aprender en todos los ámbitos de la vida, de desarrollarme como persona y de adquirir más y más experiencia.

Por aquella época conocí a Alex BlackDog, Lady Rock, Phenon, Álvaro Tineo y todo el grupo de los ‘seductores’ de Murcia, de los cuales aprendí  y sigo aprendiendo a día de hoy.

Así llegamos a día de hoy. Good Life Play ha ido evolucionando, incorporando nuevas personas a sus filas entre las que contamos Carlo Casanova, Adrián Mercury y Alberto EdFísica. Colaboraciones habituales de otras personas también son frecuentes, porque Good Life cambia con cada persona nueva que entra a tu vida, porque es algo vivo, algo dinámico y que está formado por todas las personas que nos conocen: los que publicamos, los que nos seguís e incluso los que no nos quieren tanto. 

Good Life es, ni más ni menos, la vida que TÚ deseas vivir.

7 Respuestas

  1. LagunaLoir

    Como buen amante de las biografías de los magníficos seductores que hacéis parte de esta web, seré el primero en comentar.

    Me parece envidiable tu historia personal, un ejemplo de esfuerzo y trabajo bien hecho desde la naturalidad y manteniendo siempre tus señas de identidad.

    Sin duda la modestia no es tu virtud (“Hay quien dice que yo tenía madera de seductor: poseía una personalidad virtuosa, un físico bastante atractivo y una creatividad importante”) pero de tus palabras se desprende una calidad personal digna de un verdadero seductor natural.
    Bromas aparte, se nota que tanto tu como David trabajáis este aspecto de vuestras vidas y eso es muy admirable.

    Mi relación con el mundo de la seducción empezó al mismo tiempo que la vuestra, y eso me hace sentirme muy identificado con vosotros. Además tenemos la misma edad. Aunque me lleváis algo de ventaja, siento que cada vez estoy más cerca y en parte es gracias a la motivación que me transmitís a través de esta web. Aunque no tengo ninguna prisa, siento que mi crecimiento será desde la naturalidad o no será.

    Ojalá que algún día os pasáseis por Barcelona y montáramos una buena mandanga. Ahí lo dejo.

    Saludos y good life

    Responder
    • Fénix Fire

      Muchas gracias, Laguna. Jajajaj modestia aparte, es verdad que me decían cosas así…aunque yo lo ponía en entredicho xD.

      En cuanto vayamos por Bcn ten seguro que nos pondremos en contacto contigo para tomarnos unas cañitas o lo que sea 😉 Un abrazo y Good Life!

      Responder
    • Marc

      Hola LagunaLoir,

      ¿Por qué no te vienes con nosotros un día? Somos un grupo muy pintoresco unido en Barcelona y cercanías. Si te apetece agregame al fb y hablamos: Marc Rufas Prat

      Saludos!

      Responder
  2. león

    Vaya, es raro, al leer esto he visto reflejada mi vida, salvando las distancias claro. Yo también tuve una infancia de rechazos y estar gordo no ayudaba para nada, pero si tengo que ser sincero conmigo mismo si me lo proponía fuera quien fuera acababa estando conmigo, incluso le quité la novia a mi mejor amigo ( niños eso no se hace :P) hasta que pegué el cambio adelgacé muchísimo, pero yo también cambié resulta q “ligaba” menos ahora que antes ( la verdad que hasta hace un tiempo no ligaba, tenía suerte y poco más).

    Soy más jovencito que tu Fenix, en nada cumplo los 20 y descubrí este mundo hace menos de un año, la verdad esta página se adapta bastante a mi forma de ver la seducción, para mi es un juego como cuando eramos pequeños y que me encorseten no me gusta nada.

    Gracias por las pequeñas pinceladas de tu vida, y tengo una pregunta alguno de los miembros de Good life sois de barcelona??

    León

    Responder
    • Fénix Fire

      Gracias por tu comentario, León. Consideramos la seducción justamente como eso: un elemento puro de la naturaleza, como cuando somos niños inocentes y seducimos sin darnos cuenta.

      No somos de Bcn…pero te digo lo mismo que a Laguna, en cuanto vayamos nos ponemos en contacto con vosotros 😉 Un abrazo y Good Life!

      Responder
  3. Fenrir

    “solía enamorarme de mis mejores amigas a la mínima demostración de afecto y podía llegar a ser bastante agobiante y empalagoso” => jeje, también yo me siento identificado con cosas como estas.

    “Y llegaron los 16 y decidí empezar a cambiar mi vida. Decidí que para 1.86 cm de estatura no me vendría mal coger algo de musculatura, me tinté el pelo y hasta me hice un tatuaje…sí, el chico bueno había empezado a cambiar” => en eso estoy yo ahora, cuando llegue que es el momento seguramente os pida consejo sobre como cambiar mi look. Ya he decidido que quiero hacerlo (y a raíz de leeros, juntamente con lo que estoy sacando de un libro que me está ayudando en otros sentidos, por primera vez, quiero cambiar POR MI). Lo que no he decidido es que voy a hacer (aparte de adquirir una constitución más atlética, en lo cual estoy avanzando) ^_^

    Gracias por todo, el poder leer estas experiencias personales ayuda. El día que yo sea un buen seductor también escribiré algo 😉

    Responder

COMÉNTALO