Crear cuenta
Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Uno de los principales miedos de todo caminante que se adentra en el mundo de la seducción es “el qué decir”, o como se le suele llamar, la “comunicación verbal”.

Todo el que entiende un poquito de seducción, sabe que es más importante el “cómo se dicen las cosas y en que contexto en el que se dicen” que el “que se dice”.
En esta primera parte vamos a hablar del conocido material enlatado y de como usarlo a nuestro favor, de forma que podamos mejorar nuestra elocuencia y creatividad comunicativa de forma natural, y sin tener que depender de este recurso.
Como hemos mencionado, la comunicación no verbal es la más importante. ¿Entonces la comunicación verbal no es importante? Nada mas lejos, la comunicación verbal es muy importante, y todavía más en los tiempos en los que vivimos, que parece que es imposible conocer a alguien sin transcurrir por los planetas del WhatsApp y las Redes Sociales.
Como ya he dicho, es uno de los principales miedos de todo aspirante a seductor es el no saber que decirle a esa chica que le pone a mil y quiere conquistar. Por suerte, la elocuencia, la creatividad, el humor… todo es susceptible de ser mejorado de forma que podamos disfrutar de sus beneficios tanto para nuestras relaciones sociales como laborales, familiares, etc.

 

 

Para aquellos que no lo sepan, el material enlatado son frases o diálogos utilizados como rutinas. ¿Os suena la frase “eso se lo dirás a todas”?, pues bien, esa es un frase enlatada de las chicas para probarnos, y que da en el clavo en aquellos chicos que basan su juego en el material enlatado en lugar de en la inspiración.
El material enlatado surgió de forma que debíamos memorizar todo tipo de frases y rutinas, que bien podían ser inventadas por otros que decían les había funcionado, o por uno mismo, para utilizarlas con las chicas de forma que siempre tuviésemos algo que decir. Los problemas del material enlatado son los siguientes:
 
– Se le da mucha importancia “al que decir”, y se puede caer en el error de pensar que, por decir algo que a otro le funcionó, a ti también te va a funcionar, lo que también nos lleva a…
– Introducir textos en contextos que no encajan. Eso pasa cuando uno está deseando soltar su nueva “frasecita guay”, y al final la acaba soltando en una situación que no pega ni con adhesivo. Quedando así como un… gilipollas. De ahí la importancia que le damos a la observación.
– Falta de naturalidad. Cuando echas mano a tu memoria para decir algo a pies juntillas, a menos que seas un gran actor, siempre va a quedar “rarito”, o como nosotros decimos, no quedará natural.
– A largo plazo no sirve de nada. Si entrenas la elocuencia, esta te servirá para todo: para hablar con tus amigos, tu familia, con tus jefes, con tu novia… ¿¿¿¿Qué????. Lo que oyes. Si demuestras humor y creatividad en tu comunicación en el primer encuentro, la chica espera que seas así. Y si a la larga se te acaban las rutinas…
– En un cara a cara contra alguien con elocuencia necesitaras tiritas. Lo sé por experiencia. Nunca me ha gustado el material enlatado, y cuando he visto en la calle a gente usándolo como actorzuelos no he tenido piedad con ellos. Es muy fácil destrozar el juego de alguien (maguear) que basa este en el material enlatado, ya que en cuanto los sacas un poco de su estructura o los lleva a temas profundos, están perdidos.
 
Creo que queda bastante claro que es mucho mejor entrenarse en algo que interpretarlo, al menos a la larga. Es mucho mejor ser que parecer, y en Good Life Seducción nuestro objetivo es formar seductores naturales y felices, no tíos que parezcan seductores.
¿Estas ya al pie de la chimenea quemando todas esas frases y diálogos geniales que acostumbrabas a intentar memorizar? No lo hagas todavía, vamos a darles un mejor uso, usemos ese material enlatado para entrenar nuestra elocuencia y creatividad.


Elocuencia y creatividad comunicativa Elocuencia y creatividad comunicativa (I): el material enlatado images q tbn ANd9GcRIF01z CFfI9e7bCLFpZGhg7jFypvot0B87F7zUPjK9vxtE5FaTw

 

¿Cómo uso el material enlatado para entrenar mi elocuencia y mi creatividad en la comunicación?

 

Muy sencillo, a modo de ejemplo. Os ha pasado alguna vez que después de leer un libro o ver una película, luego habéis utilizado parte de esos diálogos de forma natural y sin daros cuenta. AMÉRICA HA SIDO DESCUBIERTA.

 

Esa es la forma en que usaremos el material enlatado, como lectura, como ejemplos. También podemos hacer una batidora enlatada. La batidora enlatada consiste en agrupar mucho material enlatado sin un orden específico. Solo frases y diálogos uno tras otro, para ser leídos.
De está forma podemos beneficiarnos del material enlatado extrayendo de el su parte creativa. A la larga usaras partes de esas frases o diálogos sin darte ni cuenta, mejorando así tu elocuencia y creatividad de forma natural, adaptándose a ti, a tu juego y al contexto.

 

Esta es una de las opciones que persigue conseguir una mejor comunicación, para que esta sea más atractiva para ellas. Para conseguir comunicar lo que se desea comunicar de forma acertada. Eso si, vigilar antes que vuestro repertorio de material enlatado sea bueno, y que las conversaciones seductivas que leáis sean de fuentes de calidad.
 
No obstante, debo hacer hincapié en que obsesionarse con esto es muy perjudicial. Todos conocemos a chicos sosos y poco habladores que tienen novia, o han tenido éxito entre las chicas. Hay que mejorar en casa y DEJARSE LLEVAR cuando estés hablando con ellas, si no paras de pensar en que vas a decir después mataras la creatividad, entraras en estado lógico y no saldrá nada. Además no es bueno tampoco estar siempre usando frases ingeniosas, ya que nos saca de la normalidad, y no debemos parecer seductores, si no chicos normales que saben despertar emociones y con los que les encantaría pasar su tiempo.
En nuestra nueva red social encontrarás nuevo material de sus miembros todos los días, puedes entrar y registrarte pulsando en la siguiente imagen.
 
Y aquí termina el primer artículo sobre elocuencia y creatividad comunicativa, me despido no sin antes recordaros la importancia de la OBSERVACIÓN, para comunicarnos correctamente según el contexto y lo que la chica nos pide con su lenguaje no verbal, y la importancia de SENTIR, ya nada se comunica mas natural que lo que de verdad se siente. Puedes leer ya Elocuencia y creatividad comunicativa (II): la poesía, donde te enseñaré a seguir mejorando tu elocuencia, y sobre todo tu creatividad, para de esta forma generar atracción con tu comunicación y tener recursos y salidas para todo tipo de situaciones.

Sobre El Autor

Escribo e imparto cursos sobre desarrollo personal desde el año 2012. Mis ramas de actuación son la comunicación, la seducción, la inteligencia emocional y la meditación. Soy Graduado en Marketing y Administración, y actualmente estudio diseño de moda. Mi sueño es seguir mejorando mi vida día a día mientras intento influir en otros para mejorar la suya. Más en mi web: http://bravejungle.com

Artículos Relacionados

4 Respuestas

  1. A. Calero

    Hola,

    Partiendo de la base de que comparto vuestra visión natural de la seducción y alejada de los postulados o formas “aven-mariolunescos”, quería plantearos una visión del material enlatado que suelo debatir con mis amigos.

    Tenemos claro que no queremos ser como robots que siempre sueltan lo mismo y en el mismo orden, pero he llegado a la conclusión de que las frases enlatadas (más que las rutinas, que son más largas) pueden ser útiles precisamente cuando se trata de dar una réplica a las frases enlatadas de las tías.

    Estamos hartos de que ellas nos suelten (consciente o inconscientemente) perlas como “eso se lo dirás a todas”, “¿no te parece que eres un poco chulito?”, “yo no me voy a la cama con un tío la primera noche”, “no sé por qué te estoy contando todo esto, si apenas te conozco”, “¿no eres un poco mayorcito/yogurín para andar ligando conmigo?”, “yo es que no me fijo en el físico de un chico, me fijo en su interior”, etc.

    Está claro que a más interacciones y práctica, más veces se escuchan estas frases. Uno acaba tomándoselo bien porque sabe que la chica le está probando, y al final le acaba contestando siempre más o menos lo mismo a todas ante esas frases. No veo mal en que se trate de algo enlatado (para ti), porque para ella será una respuesta poco común que la sorprenderá (no es lo que está acostumbrada a oír de otros chicos).

    Al fin y al cabo las técnicas que se utilizan muchas veces podemos utilizar (narradores, algunas cualificaciones o lecturas en frío) son, en mayor o menor medida, enlatadas.

    ¿Qué opináis?

    P.D. Uno de los problemas que comentáis del material enlatado es usarlo en contextos no apropiados, pero creo que la “batidora enlatada” puede fomentar precisamente eso, al aprenderte frases sin distinguir a qué “fase” o momento pertenecen.

    Responder
    • David Jungle

      Estoy de acuerdo contigo A. Calero

      No tiene nada de malo “repetir” lo que te ha funcionado antes en un contexto y situaciones similares. La pregunta es, ¿hechas mano de tu memoria o te sale solo?
      A mi muchas veces me sale decir frases similares a otras que ya he dicho anteriormente, pero salen de forma espontánea. Eso es lo que provoca la batidora enlatada, o leer lo que otros han dicho a modo de ejemplos, no memorizando.

      Aprender una frase o dos ante una respuesta de una chica, puede ser útil o no, por que habrá veces que te diga “tengo novio” en tono, largate que nos va a pillar, y otros “tengo novio” con tono de estoy jugando. Por tanto la observación aquí juega un papel muy importante. Si hay una frase que has usado mil veces en contextos similares y te ha ido muy bien, nadie en su sano juicio te diría que dejes de utilizarla, la pregunta es ¿sueles utilizarla en contextos que no casan con esa frase? Si no lo haces, la observación te está guiando, si si que lo haces, es el material enlatado el que te está arrastrando.

      Por lo demás creo que poco más que añadir. Solo decirte que hemos creado una red social precisamente en base a este artículo, puedes entrar ya en este enlace http://secretos.goodlifeplay.com/ aunque próximamente la encontrarás en http://www.vivegoodlife.com

      Un abrazo y mucha good life!

      Responder
      • A. Calero

        Estoy de acuerdo en que la observación (y por lo tanto, el contexto) es fundamental.

        Alguna vez me han dejado cortado sin saber qué decir y ahí se ve debilitado tu marco. Evidentemente no vamos a tener la frase perfecta para cualquier momento, eso es imposible, pero creo que está bien tener algunas salidas preparadas para situaciones que son comunes y en las que te han cogido con el culo al aire.
        Otras veces ya estás curtido de haber oido lo mismo y te sale sola la respuesta que te resulta útil. Está claro que al final la experiencia es un grado…

        Un saludo y gracias por los enlaces. Les iré echando un vistazo.

      • David Jungle

        No está mal que enlates algunas frases si te vas a sentir más cómodo usándolas de comodín, no obstante es interesante que intentes gestionar esos rechazos y situaciones diversas con tu propia creatividad. El problema de usar esas frases enlatadas es que al final te hacen dependiente de ellas. Antiguamente no teníamos gps en le móvil y en el coche y nos buscábamos las castañas para llegar a los sitios, ahora cogemos el móvil y no nos molestamos en pensar ni en mirar carteles. Surge una dependencia.
        Con una actitud adecuada, una chica te puede dejar en blanco y tu contestarle simplemente lo que piensas con tu actitud: Joder tía, me has matado, no se que responderte a eso jajajaj.
        No obstante como ya te he dicho, si te sientes cómodo con ellas tenlas presentes, pero desde mi punto de vista sería más conveniente que sólo recurrieras a ellas como última alternativa, ya que tenerlas muy presentes pueden castrar la progresión de tu propia creatividad comunicativa.

        Un abrazo compañero!!

COMÉNTALO