Skip to main content

About David Jungle

Escribo e imparto cursos sobre desarrollo personal desde el año 2012. Mis ramas de actuación son la comunicación, la seducción, la inteligencia emocional y la meditación. Soy Graduado en Marketing y Administración, y actualmente estudio diseño de moda. Mi sueño es seguir mejorando mi vida día a día mientras intento influir en otros para mejorar la suya. Más en mi web: http://bravejungle.com

3 Comments

  1. Yeferson

    Hola David. Gran aporte. Comparto contigo muchas cosas. La primera es que hay muchos “seductores” ahora que hay internet y se han logrado popularizar con métodos que, parece que funcionan, pero que no aportan un valor a los hombres. Es triste porque la seducción va más allá de la mujeres, para mi siempre ha sido un empuje para mejorar y lograr mis objetivos. También me identifico con tu punto de vista sobre que seducir es conectarse con los demás y dejar a un lado las individualidades. Aprovecho para invitarte a mi blog http://www.confiatividad.wordpress.com Gracias por tu aporte. Un gran saludo desde Colombia.

    1. David Jungle

      Gracias Yeferson!
      Si en gran parte el mayor poder de la seducción es que muchas personas empiezan en ella atraídas por el marketing, esa necesidad que les despierta el camino fácil, y luego siguen mejorando a través de muchas otras vías. No se quedan estancados solo en los métodos. Al final el objetivo de este artículo es ese, que la gente que solo lee libros y libros de seducción llenos de métodos y técnicas se centre en mejorar su vida en todos los aspectos y no se obsesione solo en el de ligar, ya que ligar suele ser consecuencia de lo que uno es más de aquello que pueda hacer de forma premeditada.
      Un abrazo, miraré tu blog 😉

  2. Claudia

    Hola David me encantó tu artículo. Y me surgen muchas dudas. ¿El seductor que aprende métodos para conquistar una, otra y otra vez, es falto de autoestima sana? ¿Tiene vacíos emocionales que pretende llenar a través de la seducción y el sexo? ¿Qué empuja a un hombre a querer ligar una cada día, con más frecuencia? ¿Cómo abrir los ojos y darse cuenta que la seducción es vivir, disfrutar la vida, siendo nosotros mismos, fieles a nuestra esencia, sin máscaras? ¿Cómo hacerles entender que más que tener mil mujeres de una noche, es preferible descubrir a la misma mujer por mil noches?

    Para evitar precisamente caer con esos seductores, he leído libros (The Game, El Arte de Seducir, etc.) para alejarme de ellos. He de decirte también que conozco gente muy cercana a mí, que ha llegado a un grado peligroso de promiscuidad por seguir precisamente estos consejos.

    No sé, supongo que me cuesta entender el “ego” masculino, como en ésos casos.

COMÉNTALO

A %d blogueros les gusta esto: