Crear cuenta
Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

En este artículo vamos a hablar sobre un tema en el que he tenido mucha experiencia y me ha provocado bastantes fracasos con las chicas.

Hablaremos sobre el famoso “marco”. Un tema que por desgracia me ha provocado innumerables fracasos con las chicas, y he sido testigo de cómo también lo ha provocado en otros muchos chicos. Por tanto, en el camino de Aven o Pua hacia la seducción natural o, como aquí preferimos llamarlo, personalidad magnética, es imprescindible entender bien este concepto.

El concepto de marco que se ha ido explicando en el mundo de la seducción te decía que: TÚ ERES SUPERIOR A ELLA. O como ellos dicen, TÚ ERES EL PREMIO.  Que mantengas el marco significa que ella es la que tiene que ir detrás de ti, o al menos si no es así como se explica, es así como se lleva a la práctica. Tengamos en cuenta que muchas veces las cosas y los conceptos se van desvituando con el tiempo y el concepto de Marco o de Ser el Premio en ocasiones se ha llevado hasta ciertos extremos, siendo testigo de ello a lo largo de mi recorrido en el mundo de la seducción.

A lo largo de la historia de la seducción, principalmente ha sido el chico el que ha intentado seducir a la chica a base de demostrar su valía. Una valía que se sustentaba y se forjaba en rasgos reales. Como siempre decimos, adopta una filosofía de vida magnética que te lleve al desarrollo de tus habilidades, sólo ese es el camino del seductor.
No obstante, los métodos de seducción han necesitado inventar algo que sirviera de plataforma a tu seguridad en ti mismo. Una plataforma que no deja de tambalearse, porque está sustentada sobre unos pilares ficticios que solo viven en tu mente y que ni tú mismo te crees.

 Creerse una estrella del rock puede darte éxito un día. Pero al cabo de un año, te van a pegar una paliza por idiota. Y cuando las mujeres sepan que era todo mentira… se alejarán de ti. (Álvaro Tineo)

Durante el tiempo que estuve en el foro de Seducción Científica, vi como esto se sucedía una y otra vez. Chicos inseguros que habían forjado su autoestima, fuerza y seguridad en enseñanzas inútiles y falsas. Pero lo que vende, vende; y el no esfuerzo, el método rápido para conseguir resultados rápidos, desgraciadamente es lo que todos buscamos. O, al menos en mi caso, buscaba…
¿Cuál era el resultado? Que muchos de estos chicos, incluso los más seguidos como grandes baluartes dentro del foro, se iban echando pareja y a los pocos meses volvían diciendo que les habían dejado. Ese es el precio de invertir el tiempo en PARECER un hombre magnético, en lugar de en DESARROLLAR una personalidad magnética. Todas tus estructuras, técnicas, rutinas, y estrategias sirven de máscara, para aparentar lo que uno no es. Pero tarde o temprano esa máscara acaba por caerse… y entonces es cuando aparecen las frustraciones. Llegar a estos extremos es totalmente innecesario cuando puedes lograr algo mucho mejor que sólo dependa de ti mismo de una manera, si no más fácil, más productiva a medio y largo plazo.

El marco es un afluente de inseguridades bestial, y un muro contra el que tu naturalidad y creatividad se hace añicos. Para mí hay una premisa clave en la seducción que vendría a sustituir al concepto marco: ambos sexos sois iguales, y como iguales, respeta a la chica que tienes delante y ella te respetará a ti. Me da exactamente igual quién vaya detrás de quién, puede que al principio yo “invierta un poco más”, y conforme trascurra la interacción se inviertan los papeles, o más adelante se vuelvan a invertir. Pero el proceso acaba siendo homogéneo y natural. El premio no es una persona u otra, el premio ha de ser la interacción y la relación que fluye entre ambos desde el primer instante.

Si algo me ha llamado la atención tras una trayectoria de unos 9 años en el mundo de la seducción, es que cuanto más seguro de mí mismo soy, cuanto más desarrollo mis habilidades y cuanto más magnético soy, más directo y honesto soy con las chicas. Y más me admiro por ellas. Mi percepción por las mujeres es más parecida a la de Casanova. Adoro al sexo femenino, y en ningún momento puedo creerme o actuar como si fuese superior a una de esas chicas que me impresionan y cautivan.

Un chico me decía el otro día: Yo mantengo mi marco y mi juego. Me la suda lo que ella le gusta o no, solo me preocupo de mí y de pasármelo bien. Si veo que ella se lo gana, entonces avanzo.

Esta es otra de las premisas del marco, que ella se lo gane. Parece que estamos hablando de concursos de lotería. Te venden esto y luego te venden la frasecita, “si ella no se abre, ábrete tu”. Dos trenes chocando el uno contra el otro.

El problema de esto es que además lo trasladan a la apertura, de forma que acaban haciendo aperturas chulescas en las que estos chicos van de divos, actúan como si fuesen la leche. Yo también fui uno de ellos, y los bazucazos (cortes o negativas fuertes) a veces eran enormes. Ahora lo pienso y veo que eran justos y merecidos, pero tranquilos, que como todo maestro cobarde os dirán que practiquéis practiquéis y practiquéis que acabará saliendo.


 

Por supuesto que una chica deberá seducirme y esforzarse por gustarme y que los dos lo pasemos bien juntos. Pero esa diabólica frasecita “que se lo gane”  ha prendido en llamas a más de uno secando su comunicación. Es un concepto que te pone en una posición agresiva, como si la chica fuese tu enemigo. Pero no sólo eso, te condiciona, te reprime. SECA TU COMUNICACIÓN BAJO UNA NORMA, MANTÉN EL MARCO DE QUE ERES EL PREMIO. Es como los métodos rígidos de seducción, provocan una represión, vivir algo que no te corresponde, hacer cosas que no quieres hacer. Represión es ser quien no eres, una forma de destruirte. Un muro de hormigón con el que no pararas de chocar… ¿Como? Muy sencillo. Empiezas a plantearte preguntas como: ¿Que debo hacer ahora para no ceder el marco? ¿Estaré pasando por su aro? ¿Debería crear hielo? Y mientras te preguntas, preguntas y preguntas, no observas. Estás en un balneario de pensamientos que te impiden ver más haya, lo que no te permite estar atento de la chica y de lo que te está contando o de lo que puedes observar de ella.

Yo he tenido y he visto a otros tener muchos fracasos por no ceder su marco en determinadas situaciones. También he regalado el marco completamente y le he hecho creer a la chica que era ella quien me estaba seduciendo. ¿COMO? Si amigo, habrá veces que para acabar acostándote con esa chica que acabas de conocer NECESITES que parezca que vas detrás de ella, y eso solo se identifica con la observación. Nada está escrito en la seducción, por eso aquí no paramos de decir que no existen métodos, que lo que uno debe hacer es desarrollar sus habilidades. Ya lo decía OSHO en sus conferencias:

Haz caso a tu instinto, escucha a tu cuerpo, escucha a tu corazón, a tu inteligencia. Confía en ti mismo, ve donde te lleva tu espontaneidad, de es modo no fracasarás.

Mantener el marco no es otra cosa que alimento para nuestro ego y un suave amplificador de nuestras inseguridades. La falta de aceptación y amor por uno mismo, provoca falta de aceptación y de amor por los demás. Ese es el nido que vio nacer al marco y provoca que nos alejemos de la persona a la que queremos conocer, y lo peor de todo, nos aleja del camino hacia conocernos a nosotros mismos. Aunque hay un problema para desacerse de el, y es que hay que reconocer muchas inseguridades y empezar a trabajar en ellas desde dentro, y por que no decirlo, el marco es un concepto que suele molar mucho a la gente del mundo de la seducción, queda guay… Pero que quede guay no es suficiente. La humildad debería ser unas de las cartas de presentación de un seductor auténtico…de un seductor magnético y natural.

 En todo cuanto he hecho en el curso de mi vida, bueno o malo, estoy seguro de haber merecido elogios y censuras, y que, por tanto, debo creerme libre (Giacomo Casanova)

Si te ha gustado este artículo, no olvides comentarlo. Tú también formas parte de este proyecto y nos gustaría aprender de ti.
Ponemos consejos muy molones en facebook, ¿a qué esperas para seguirnos?
También puedes agregarme a mi como amigo pinchando aquí

Sobre El Autor

Escribo e imparto cursos sobre desarrollo personal desde el año 2012. Mis ramas de actuación son la comunicación, la seducción, la inteligencia emocional y la meditación. Soy Graduado en Marketing y Administración, y actualmente estudio diseño de moda. Mi sueño es seguir mejorando mi vida día a día mientras intento influir en otros para mejorar la suya. Más en mi web: http://bravejungle.com

Artículos Relacionados

4 Respuestas

  1. mitxael

    Como esto es un camino hacia la autosuperacion, queria comentar que has escrito o se han autocorregido mal “desacerse” y “ver más haya”. Al margen de estos errores logicos al escribir semejante articulo, me ha parecido muy interesante, y se me plantea una pregunta: Como podemos conseguir nuestra propia aprovacion y no depender de la aprovacion ajena?

    Responder
    • David Jungle

      La aprobación ajena siempre nos va a influenciar, no obstante como tu dices, no debemos depender de ella para ser felices.
      Conseguir nuestra propia aprobación y no depender de la ajena es una camino largo y laborioso. No creo que existen 4 claves concretas, y cada persona no podrá seguir los mismos pasos. Para mi se fundamente principalmente en una alta autoestima. Un profundo querer por uno mismo sin necesidad de que se lo digan los demás. Algo que he notado mucho es que conforme más agusto estoy conmigo mismo menos me importa la aprobación de otros, y sin embargo más la recibo. Siempre he dicho que uno no debería preocuparse de hacer feliz a los demás, si no de hacerse feliz así mismo y contagiar tu propia felicidad a quienes rodeas. Para ello quizás debas preguntarte cómo podrías quererte más a ti mismo.

      Responder
  2. Peter l'anguila

    Macho, estoy siguiendo tu blog y tronco piensas exactamente lo mismito que yo, o eso creo, te acercas con tu naturalidad a una visión poética de la vida, casi mística que te hace conectar con todos los seres humanos, y sobre todo con ellas, te estremeces ante ellas y el ligar entonces, se da por supuesto, fluye como el viento y el verano de nuestros sueños juveniles donde fumábamos niebla verde…
    Bueno, pues que eso, que te sigo, que leo el blog, que lo haces de lujo en serio, que el Mario Luna yo qué sé, el chaval es un poco friki,¿pa qué negarlo?Pero déjalo a él solo con su paranoia que eso se caerá por si solo, eso no se sustenta hazme caso, que como decía un anuncio:

    “LA NATURALIDAD SE HACE QUERER”

    Ale, Aguuuur!

    Responder

COMÉNTALO