Crear cuenta
Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

A todos nos ha pasado que cuando comienza a hacer buen tiempo, empieza a hacer calorcito y empezamos a tener que quitarnos capas de ropa como las cebollas, descubrimos que la buena vida que nos hemos pegado durante el año se refleja en esa pancita hermosa que nos acompaña, ocultando nuestro six pack.

Nos preguntamos… ¿Cómo ha podido ser? ¿Qué hemos hecho para merecer esto? Pero ya no hay vuelta atrás, eso está ahí y queremos poner remedio como sea. Vas a tener que currártelo pero si se tienen las cosas claras y se trabaja con ilusión todo es posible. A continuación voy a exponerte las claves para conseguir el six pack que deseas.

1. Reduce al mínimo los carbohidratos

Sí, ya sé que no he inventado nada nuevo y que todo el mundo sabe esto. Pero ¿qué tipo de carbohidratos tengo que comer para poder definir? Pues bien, los únicos carbohidratos que tienes que comer son los de la fruta y la verdura. De este tipo de azúcares vas a poder comer toda la cantidad que quieras y vas a quedarte más chupado que una raspa. Pero eso sí, ningún otro tipo de carbohidratos más. Es decir, hay que eliminar de la dieta los cereales (arroz, avena, trigo, etc.), las legumbres, la leche y demás productos procesados, a la vez que reducir los frutos secos a un puñado solo por día.

Esta reducción de hidratos debe hacerse de forma gradual para que el cuerpo se vaya acostumbrando y sepa aprovechar mejor las grasas como combustible, si no hacemos esto así nos darán mareos y las famosamente conocidas “pájaras” y acabaremos por dejar esta forma de alimentarse. Además esta reducción de hidratos debe hacerse en consonancia con la actividad física que realicemos. Por ejemplo, una persona que va al gimnasio 2 veces a la semana necesitará menos carbos que una que va 5 días al gimnasio y además sale a correr 3 veces por semana.

Según el tipo de actividad que realicemos deberemos regularnos en función de nuestra experiencia y sensaciones, por eso es muy importante la práctica con uno mismo. Esta es la consecuencia de por qué las dietas tradicionales no funcionan, cada persona es distinta y reacciona de forma diferente a los distintos alimentos.

2. Relájate, descansa, duerme

O lo que es lo mismo, haciendo menos se consigue más. Si quieres conseguir que se vea tu six pack, no hace falta correr 2 horas diarias e incluso esto te perjudica. El estrés diario también afecta en este sentido y cuanto más nerviosos estemos también. El culpable de esto es una hormona: el cortisol.

Esta hormona, también llamada “del estrés”, hace liberar a la sangre azúcar para que tengamos energía en nuestras actividades. Si es activada en periodos prolongados provoca un exceso de azúcar en sangre que al final va a ser otra vez almacenado pero en forma de grasa. Pero es que además, debes saber que si llegamos a niveles demasiado altos de cortisol, éste se encarga de redistribuir la grasa de tu cuerpo, haciendo que la pierdas de brazos y piernas pero provocando que se acumule más alrededor de tu six pack, es decir, en la barriga. Por lo tanto, no nos conviene activarla en exceso.

Ya lo decía el famoso entrenador Charles Poliquin: “Si después del calentamiento, tu entrenamiento dura más de una hora, estás haciendo amigos, no entrenando”. Esto quiere decir que en un entrenamiento sin apenas descanso, después de una hora el cortisol se eleva demasiado, produciendo más perjuicio que beneficio (destrucción de músculo y acumulación de grasa). Lo bueno es que después de una hora de descanso, el cortisol vuelve a los niveles normales y se podría volver a entrenar.

Mantener a raya al cortisol es muy importante y tengo una mala noticia, el estrés diario también aumenta el cortisol. Así que si eres una persona muy nerviosa, de esas que no puede estar sin hacer nada porque se vuelve loca, deberías tomarte la vida con más calma, tu salud te lo agradecerá.

“Si después del calentamiento, tu entrenamiento dura más de una hora, estás haciendo amigos, no entrenando.” Charles Poliquin.

3. Hipertrofia tus abdominales con ejercicios intensos

Si quieres lucir buenos abdominales y un six pack de hierro tendrás, además de quitarte toda la grasa que sobre, trabajar los abdominales como cualquier otro músculo. Para ello tendremos que adaptarnos al tipo de músculo que es.

six pack six pack 3 Consejos para conseguir el six-pack six pack

Anatomía de la faja abdominal

El recto anterior del abdomen, o el six pack que quieres marcar, es un músculo fásico o compuesto en su mayor parte por fibras blancas. Esto quiere decir que es un músculo que necesita ejercicios intensos para crecer y no 100 repeticiones como estamos acostumbrados a ver.

Elige ejercicios muy intensos en los que no puedas hacer más de 25 repeticiones porque el músculo ya esté agotado. Si puedes hacer más repeticiones deberías añadir intensidad, ya sea cargando más peso o variando la posición del cuerpo, esto depende del ejercicio que hagas.

Espero que te hayan gustado estos consejos. Si te has quedado con ganas de más puedes agregarme como amigo en Facebook para ver mis consejos diarios y comentar más abajo de este artículo, estaré encantado de responderte. Hasta la próxima.

COMÉNTALO