CHICAS: ESTO ES LA GUERRA

Hola, chicas. Hoy os hago entrega de un artículo exclusivo para vosotras. Un artículo que os orientará sobre cómo seducir a un chico que sólo os tiene para un polvete y poco más. Ante todo recordad que cada hombre es diferente, pero si hacéis las cosas bien podréis tener a vuestros pies al típico chico que os llama para el polvo de una noche.

Más de una vez nos hemos encontrado con el típico chico que aparentemente es un verdadero encanto, educado, atento, cariñoso, te hace reír, y… ¿donde está el problema?

Pues el problema está en que sólo vas a disfrutar de ese sueño una vez porque no te vuelve a llamar. Es así, por mucho que nos hagamos castillos en el aire los príncipes azules NO EXISTEN, es un engaño de Disney, que desde pequeñas siempre nos han metido en la cabeza que el príncipe azul nos llega tarde o temprano, ¿y si nunca llega? O mejor dicho ¿y si no existe?

Tampoco es plan de pensar que los hombres son unos ogros, pero sí es cierto que sólo son así cuando verdaderamente se han enamorado, y no suele ser a primera vista. Para ellos es necesario conocer a la chica, su personalidad, y darse cuenta de la personalidad tan increíble que tenemos para poder despertar ese sentimiento de protector que llevan dentro.

Conociendo esa mentira que todas teníamos en mente, ya tenemos la actitud y la fuerza suficiente para poder luchar contra ese engaño.

No os dejéis llevar por las palabras bonitas y por futuros que nunca llegan, sed vosotras las que llevéis la voz cantante, incluso hasta el punto de quitaros los prejuicios que nos ponemos entre nosotras por ser más liberales y permitirnos el disfrutar del momento, haciendo los que nos de la realisísima gana y sin pensar en lo que pensará o lo que dirá. Total, él hará lo mismo o peor, por lo tanto no es necesario atarnos a las creencias. Eso sólo nos llevará a desatar una lucha interna sobre lo que nos apetece hacer y lo que debemos hacer.

Es cierto que cuando los hombres consiguen el premio pierden totalmente interés, pero entonces es cuando nosotras debemos actuar: llevando la iniciativa, sorprendiéndoles, dándoles a entender que no somos como las típicas chicas a las que están acostumbrados a encontrarse, que podemos llegar a ser únicas, somos sus juguetes eróticos, pero como con todos los juguetes se acaban cansando.

Por eso es bueno saber actuar en cada momento de manera más congruente con la situación, e incluso meter algún tipo de contraste en nuestra actitud: sé misteriosa, cariñosa pero salvaje, haz un juego de rol, sexualiza el momento pero con insinuación, nada de descaro si no quieres parecer una fresca, con miradas furtivas, con gestos provocativos y una vez que se acaba el juego haz como si no hubiera pasado nada especial, coge tu ropa y lárgate, con una simple despedida. Su orgullo de macho no le permitirá que se queden las cosas así, ya que romperles las pautas es algo a los que no están acostumbrados, se crea en ellos la necesidad de cumplir su meta y tu independencia hace que se queden insatisfechos.

Aparte de crearle un morbo importante por encontrarse con algo nuevo y diferente, la necesidad de cambiar a una leona en sumisa, será una buena excusa para que te vuelva a llamar y no quedes en su agenda como otros 200 números más.

Y lo más importante es que te sientas bien contigo misma, no pienses en lo que puedan decir, libera tu mente y cuerpo y, sobre todo, disfruta el momento.

¡Ánimo, chicas!