Crear cuenta
Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Después de una primavera que la sangre altera, llega el verano. Otra época que no deja indiferente a nadie. Tienes tu pareja, y para todos tus conocidos estáis genial, pero lejos de ser una felicidad continua, la realidad es que sufrís altibajos continuamente. Posiblemente estés en una relación tóxica. Se podría extrapolar a todas las relaciones interpersonales.

¿Tienes una pareja insegura? ¿es controlador/a? ¿es celoso/a? ¿discutís a menudo?

A veces sucede que lo que debería ser una bonita relación con alguien a quien quieres se nubla o se convierte en rutina. Una rutina de discusiones o de exigencias que crean conflictos. Muchas personas acaban cediendo: por no escucharla/o, porque le quiero, porque me quiere… Eso sólo refuerza su conducta y pone en bandeja de plata la siguiente exigencia.

A veces, la falta de carácter, de seguridad en uno mismo muchas veces camufladas de bondad llevan a situaciones que a la larga son insostenibles. Mientras que en la chica eso representa sumisión hasta el punto de no exigir respeto, en el chico es muestra de falta de liderazgo y cualidades saludables, muchas veces causado por un autoestima incompleta.

En efecto, una relación tóxica está originada por las carencias de las personas que la forman. Muchas veces, son los miedos e inseguridades de ambos los que hacen que os aferréis a algo que no tiene futuro, al menos tal como está planteado actualmente.

Pon asertividad y promueve la empatía

Este punto es tan sencillo como vital. Evita juicios o acusaciones, eso sólo empeorará las cosas. Cuando hables habla sobre ti.

Para poner en práctica la asertividad expresa objetivamente las cosas, expresa tus intenciones y tus gustos, eso hará que tu pareja te entienda mejor. Expresa cómo te sientes, o cómo te hace sentir con tu actitud.

Comienza las frases expresándote lo más claramente posible:

Es importante para mí pasar más tiempo con mis amigos como lo hacíamos antes, así que me gustaría salir con ellos sin parejas.
Hace tiempo que no me dices que me quieres y me gustaría que lo hicieras más a menudo.
Cuando me gritas o me hablas mal, siento que no me respetas. Me gustaría que nos dijéramos las cosas en un mejor tono.
Me haría muy feliz hacer un viaje juntos este verano, pero en pareja sólo tú y yo.
¿Cómo crees que me siento cuando me gritas por algo tan insignificante?
Me molestó que ayer me dijeras XXX
No me sentí apoyado cuando …
Dices que quieres más libertad, cuando lo que yo quiero es una relación estable.

Muchas veces, las discusiones son infundadas, y son la consecuencia de causas que permanecen ocultas. Muchas veces son la consecuencia de molestias o incomodidades que no nos atrevimos a decir. En la pareja promueve el cariño y la confianza. Aprended juntos a hacer frente a las situaciones que tengáis que afrontar.

pareja gritando  Cómo salir de una relación tóxica pareja

Elimina tus miedos e inseguridades

Eres una persona adulta. Adulta. En la vida afrontamos situaciones difíciles, y evitarlas huyendo por miedo o andar con inseguridad no trae nada bueno. En las relaciones sociales se dice que el miedo y las inseguridades “se huelen”. La gente te pone a prueba, juegan a conocer dónde están tus límites (hasta los niños lo hacen) y cómo reaccionas a diferentes situaciones. Muy inconscientemente saben hasta dónde pueden llegar y qué límites pueden sobrepasar contigo.

Sal de tu zona de confort. Afronta los problemas y los miedos con disciplina. Dejarán de ser tan grandes.
Convierte tus inseguridades en convicción, o al menos solo en incertidumbre que es neutra.
Evita que te afecten los problemas. Ocúpate de lo que está en tu mano y des-pre-ocúpate de lo que no lo está.
Confía en ti mismo. Eres el motor de tu vida. Si no confías en ti nadie lo hará.
No justifiques malas acciones con buenas intenciones. “Lo hace porque me quiere”o “pero es buena persona”.
Exígete respeto. El respeto es esencial para convivir felices.

Miedo a que se termine la relación: Puede ser un claro signo de dependencia. Si quieres que te quieran primero tienes que quererte tú mismo/a. Muchas veces saber que la otra persona no te dejará te permite abusar de su confianza. Otras tantas, hacerle ver que te puede perder le da un importante aviso para encauzar las cosas. Las relaciones de dependencia no suelen acabar bien, no se disfrutan y se sufren.

 

¿Falta de autoestima? Eso era antes

El autoestima es una parte muy importante del desarrollo humano. De ella depende buena parte de nuestra congruencia, de nuestro equilibrio emocional, de nuestro juego interno… Es cierto que conforme pasa el tiempo somos menos susceptibles que en la adolescencia, aun así, es típico de muchas relaciones tóxicas que una o ambas personas vapulean el autoestima de la otra. Eso es generador de miedos, inseguridades y creencias limitadoras como por ejemplo “¿quién me va a querer?” “¿qué voy a hacer yo en mi soledad?”. Las personas tóxicas repiten patrones tóxicos que atacan a la identidad: “Eres un/una tal“. Manipulan a través de la culpa, la pena o el victimismo: “Nadie me quiere” o “con lo que yo te quiero”. Y en último lugar atacan: “Nadie te quiere…”, “no me quieres”. En todos los casos se busca que el autoestima de la otra persona se haga pequeña y al verse insegura y con miedos torne a volverse dócil y protectora.

 

Es momento de dejar tu relación

 

El amor ha movido montañas, pero no lo justifica todo. Puedes querer a alguien y puede que ese alguien te quiera pero no te respete o que la relación o la pareja no estén orientados a tus objetivos vitales. Planteale si está sobrepasando los límites de lo que hacen llevadera a una relación. Plantéale reenfocar lo que tenéis, aunque muchas veces sea tarde y no pueda volver a ser lo mismo pero que por intentarlo que no sea.

Otras veces nos encontramos con lo que llamaría estar en la zona roja. Es muy complejo hacerle entender a tu pareja que tiene un rol manipulador, y difícilmente va a cambiar para nosotros. Una persona así se moverá con la culpa y con la lástima.

También, una persona que con su carácter impone su realidad, escucha poco, y sobre todo está poco dispuesta a cambiar. Para mí este es el caso que peor solución le veo.

finales necesarios  Cómo salir de una relación tóxica images6a2qq14g

Cuando el tóxico eres tú

¿Crees que merece la pena no estar disfrutando al máximo con una de las personas que más te quiere? ¿merece la pena discutir tanto en lugar de hablar las cosas? ¿no crees que es momento de tratar de igual a igual, ver lo que necesitamos en la relación que nos haga felices y hacerlo? Si un día se acaba la relación, al menos a mí me gustaría que me recordaran como una gran pareja que supo ser y hacer feliz en la relación, y que te recuerden como una persona que dejó huella. Una relación puede ser bien llevada hablando las cosas y haciéndola estimulante; eso sí que merece la pena!

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

COMÉNTALO