Crear cuenta
Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Tras media hora andando al cálido y resquebrajarte sol de uno de los primeros días de Verano, por fin hallamos el local en el que Alex BlackDog nos había prometido degustar una suculenta a la par que económica y rápida comida.

No fue muy sorprendente descubrir que aproximándose sin miedo las agujas del reloj a las cuatro de la tarde, nuestra aparición fuese recibida con un temeroso cierre. Fue ahí cuando tuve que desencarcelar el seductor que llevo dentro ante los atentos y espesos ojos de una dependienta que, a pesar de no lucir el mejor de los atuendos, nos permitía fantasear con un cuerpo espectacular. No tardé en imaginarme manteniendo sexo con ella en el local al son que pudieran marcar los mismísimos Guns N’ Roses, o quizá Skillet practicando uno de sus nuevos temas.

Dependienta: Lo siento chicos, pero justo estaba a punto de cerrar.

David Jungle: No serías capaz de hacernos eso a un grupo de chicos tan atractivos y encantadores como nosotros, ¿verdad?

Dependienta: Pufff, si yo te dijera la de cosas que soy capaz de hacer…

Otro componente: Va que llevamos media hora andando hasta aquí soportando un calor de mil demonios y perdiéndonos cada dos por tres.

Dependienta: ¿Por qué lleváis nombres pegados a la camiseta?

David Jungle: Venimos de un curso para amarnos más a nosotros mismos. Nos ponemos a decirnos cosas como… me quiero a mí mismo incondicionalmente (en voz alta y con la mano en el pecho, mientras la chica se echa a reír y nos dice que esperemos un momento)

Dependienta: He hablado con mi Jefe y por lo visto me deja entrar más tarde después, podéis comer aquí si sois rápidos.

Nada más vernos nuestras miradas no tardan en juntarse, la chica es cañera y tiene ganas de jugar. Tras pedir y ocupar nuestra mesa en el desierto vacío del restaurante, aprovecho para ir a hablar con ella mientras la comida se hace de rogar.

David Jungle: Me encanta tu look de trabajo

Dependienta: Sí, claro, si voy hecha un desastre

David Jungle: Sí, vas hecha un desastre. Pero aun así consigues insinuar un cuerpo muy explosivo. Además mola mucho tu gorra amarilla.

Dependienta: ¿Y tú de dónde eres?

No tarda nada en interesarse por mí y en esforzarse por prolongar la conversación, y tras informarnos un poco de quiénes somos, de qué planeta venimos y qué hacemos en nuestras vidas, al mismo tiempo que nos cualificamos brevemente, la comida hace su aparición ordenando a mi estómago remitir su incesante agonía.

David Jungle: Que sepas que en cuanto terminemos de comer pienso pedirte tu número de teléfono y… no hagas planes para esta noche…

Le aviso de mis intenciones sin prisa, a lo que responde con una gran sonrisa acompañada de una respuesta afirmativa que ya esperaba.

Tras la comida, vuelvo a hablar brevemente con ella. Esta vez ya sin su uniforme de trabajo, luciendo un look rockero tremendamente sexy y preparado a conciencia. Se notaba que se había preocupado de peinarse más de lo que la diosa afrodita lo hubiese hecho después de trabajar en un restaurante y de que su destino próximo fuese su casa. Aunque puedo besarla, decido no hacerlo delante de todos mis amigos. A las chicas les gusta cuidar de su reputación delante de la gente, y yo no necesito besarla rápido para sentirme deseado por ella. La caballerosidad y el mirar por las chicas hay que llevarla por dentro si se quiere ser un hombre magnético. No obstante le doy un beso dulce y cariñoso en la mejilla mientras la cojo de la cintura al salir del local.

Ya en la cita, tras alimentarnos y seguir conociéndonos como es debido en un valle de temas de conversación como nuestras relaciones pasadas, formas de pensar, celos, perspectivas de futuro, etc, acabamos besándonos y dando comienzo a una historia breve, pero intensa…

¡Un abrazo y good life!

Sobre El Autor

Escribo e imparto cursos sobre desarrollo personal desde el año 2012. Mis ramas de actuación son la comunicación, la seducción, la inteligencia emocional y la meditación. Soy Graduado en Marketing y Administración, y actualmente estudio diseño de moda. Mi sueño es seguir mejorando mi vida día a día mientras intento influir en otros para mejorar la suya. Más en mi web: http://bravejungle.com

Artículos Relacionados

COMÉNTALO