Crear cuenta
Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Buenas noches!

Llevo tiempo deambulando por esta casa, y aún no me he presentado. Creo que ya es hora… Hoy os contaré como yo, Alex BlackDog, conocí este mundo y mi historia.

Nací el mediodía de la nochebuena del 87. Nací en Jueves (eso explicaría que casi siempre esté en medio), en El Palmar, el sitio de moda para venir al mundo por aquel entonces.

Soy el tercero de tres hermanos. Desde crio estuve bajo el cuidado de mi madre, mi hermana, mi tía y mi prima. Debo presumir por tanto, de haberme criado entre esos seres tan especiales y a la vez crueles llamados “Mujeres”.

No tengo muchos recuerdos de mi infancia, el más lejano, mi primer dia de colegio, supongo que a finales de septiembre del 90. Recuerdo llegar, entre enanos lloriqueando, al colegio. Mi mejor amigo, y el único por aquel entonces, Gabriel, no paraba de llorar. No me extraña, su madre lo abandonó a su suerte en una clase llena de mocosos con todo tipo de enfermedades infantiles. Recuerdo estar sereno, estaba acostumbrado a que me dejaran suelto sin vigilancia. Y recuerdo intentar calmarlo a la manera que mis habilidades sociales tras casi 4 años de existencia pudieron. Creo que ese fue el primer momento que recuerdo en el que me mantuve sereno y controlando la situación. Y quizás ahí también nació la vocación de ayudar a los demás.

Ahora me vienen muchas más anécdotas de mi infancia: bocadillos escondidos bajo el sofá, el talgo que me regalaron meses después, peleas, las mañas para que las niñas corrieran tras de mi, notas excelentes y no tanto, amigos, amigas, enemigos, llantos, cariño y odio, ridiculos…

Y llegó el momento del despertar sexual, mi pequeño “Destape”. Los dientes de leche dieron paso a la pelusilla bajo la nariz. Fué con 12 años cuando besé ( o intente tocar con mi lengua sus cuerdas vocales) a la primera chica, V. La curiosidad hizo explorar más allá de los labios… pero aún no habia aprendido a manejar a mi pequeño amiguito aún. T, fue la segunda chica de ese año que probó mis encantos.

Luego me pillaron y me limitaron a una vida de pureza, me convertí al casticismo, cosa que no duró mucho…

Como buen cristiano, busqué a la mujer (princesitas, locas, amantes, affaires, desequilibradas…) con la que formar mi hogar. Bueno… nunca dejé de buscarla.

alex blackdog good life seduccion 1 alex blackdog Bienvenidos a Show del Perro Negro!(Alex BlackDog) alex blackdog good life seduccion 1 199x300Entre tanto descubrí mi pasión por las 6 cuerdas. Aprendí a tocar y como adolescente rebelde monté mi primera banda de R’n’r “Sospechosos Habituales”. Fueron unos años de Rock Star a nivel local, todo un show, con todos sus pluses y sus desventajas. Mujeres, alcohol, drogas, más mujeres, canciones de amor, de desamor, peleas, correr delante de la policía, detrás de las chicas… Y ahí nació uno de los nombres por el que ahora conoces, Sr.BlackDog  (una mezcla entre mis imitaciones de perro, mi ropa negra y Led Zeppelin).

Al final de mi carrera como Rock Star, empecé a darme cuenta de la cruda realidad. Los aduladores, aquellos que aparecían por los camerinos diciéndote lo bien que lo hacías o lo cool que eras… desaparecieron, y yo desaparecí, hasta el punto de volverme invisible para ellos. No fue del todo malo, descubrí mi amor por el Whisky y por R (Una chica muy sexy, castaña, ojos verdes…), las dos relaciones estables más largas que he tenido. La primera aún perdura, la segunda terminó tras casi 5 años. Y en los albores del final de esta relación descubrí otra de mis pasiones, “El vestir masculino”. No era de extrañar mi habilidad para discernir entre distintos tonos de rosa, ventajas de la crianza femenina.

 

Poco a poco fui aprendiendo el oficio de asesor de imagen de forma autodidacta, empecé por mi mismo y terminé prestando mis servicios profesionalmente.

Pero no todo fue un camino de rosas, y en un intento de reflotar mi relación con R, descubrí “LA COMUNIDAD”. Conocí autores, libros, métodos, técnicas, rutinas… Lo cual no hizo que mi relación resurgiera. Asi que tras una ruptura no consensuada por mi parte, decidí primero intentar recuperarla y luego darme de cara contra la pared y decidir entregarme por completo al resto de mujeres del planeta. Al principio no fue fácil, no os voy a engañar, perdido y sin una identidad clara, hice de todo, la mayoría sin resultados. Conocí a varias chicas, mujeres, y no terminaba de llenarme todo esto. Hacía el  final del verano de 2012, cuando llevaba poco menos de un año en este mundillo, cayó en mis manos un libro, cuando terminé de leerlo algo había cambiado en mi forma de ver esto. Ese libro fue  “Antiseducción” de Alvaro Tineo, y la frase “No hay nadie mejor que tu, siendo tu mismo”, hizo que algo cambiara en mi cabeza, recuerdo la reflexión que vino tras leerlo.

Alex, has sido toda tu vida un raro, en todos los sitios en los que estabas tú eras el único que era así, y no te ha ido mal. Quizás estamos enfocando mal las cosas…

Así que decidí hacer las cosas a mi modo, olvidar los nombres que ocultaban mi identidad y hacer reaparecer en escena a Alex BlackDog y descubrí que olvidandome de tanta paranoia de seducción, las cosas me iban mucho mejor, mi vida empezaba de nuevo a funcionar correctamente. Las mujeres que conocía, me llenaban más, estaba más agusto con ellas, y ellas conmigo… Pero no paré ahí, sino que decidí examinar que fallaba en mi forma de comportarme y lo fui cambianbo. En el camino encontré autores que me han inspirado bastante más que los PUA o los Aven: Alvaro Tineo, Egoland, Naxos, Fabio Fusaro o Zan Perrion. También amigos que me ayudaron mucho: Egea, Massoni, Jungle, Phenon.

Y después de unas cuantas chicas más, siempre llega una especial con la que decides quedarte algo más de lo habitual. La conocí casi de casualidad, P, rubia, ojos color miel y una mujer increíblemente irresistible.

Entre mujeres y conspiraciones, y volviendo al tema en el que me he especializado, me di cuenta de un gran problema. La asesoría de imagen cubría la imagen personal, de una manera fría y uniformizante, así que tras darme cuenta de los monstruos que había creado, decidí seguir investigando cómo adaptar la imagen a cada uno. Hasta que topé con un palabro estadounidense llamado “Personal Branding” que, traducido a nuestra lengua, era algo así como “Marcas personales” y descubrí otra de mis pasiones…

Decirle a la gente como debe ser….

Más bien, es algo así como ayudar a la gente a descubrir quiénes son realmente, y darles las herramientas para lograr sus objetivos. Al menos así es como lo planteo yo. Ayudar a las personas a auto-conocerse, definir quienes son y comunicar sus cualidades de cara al mundo laboral, sentimental o social. Así también apareció mi estudio: Alex BlackDog.

Y espero que mi aportación en esta casa, te sirva para descubrir esa versión seductora de tí.

 

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

COMÉNTALO