Crear cuenta
Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Hola, amigos y amigas. Bienvenidos al artículo que te dará las claves para que tus exámenes y tu motivación a la hora de estudiar sea imparable.

Estudiar hoy en día se ha convertido en algo bastante importante, ya que el conocimiento en diversas áreas te permitirá desenvolverte mucho mejor en este mundo tan globalizado. Así mismo, estudiar tiene unas ventajas inmensas, desde la adquisición de cultura hasta escalada en negocios o, por qué no decirlo, llegar a donde siempre te imaginaste.

Muchos de nuestros seguidores y seguidoras, ya sea por ocio o porque se encuentran en esa etapa de la vida, están estudiando. El objetivo de estudiar bien puede ser aprobar un examen o, simplemente, por la pasión de adquirir nuevos conocimientos.

En este artículo veremos algunos trucos para que estudiar se convierta en algo totalmente productivo.

A lo largo de los años de estudio de la carrera de medicina, he pasado por épocas duras en las que lo suspendía prácticamente todo, a aprobar todos los exámenes a la primera. Por ello, en este artículo os doy las claves más importantes que me llevaron a aprobarlo todo y, no solo eso, sino algún truquillo de academias especializadas en llevar a sus alumnos a lo más alto.

Las 4 claves más importantes

1. Organización

Quizá es el punto más importante del artículo. Una adecuada organización es lo que te va a salvar el culo a la hora de hacer un examen. Depende, en gran medida, del tipo de materia que sea y del volumen de estudio. No es lo mismo estudiar una asignatura como Cardiología, que estadística, por ejemplo, o Derecho Civil. Dependiendo del volumen de materia y de la fecha del examen, te planificarás hacia atrás. Es decir, si tienes un examen el 10 de enero, puedes planificar con un período de 3 meses el estudio. De hecho, las academias con mejores resultados siempre se han caracterizado por elaborar un calendario específico para cada materia, dividiendo la asignatura por bloques.

Ten en cuenta que este tiempo no es sólo para estudiar, sino que tienes que estudiar y repasar. Estudiar o leer la materia sólo una vez, a no ser que tengas una memoria privilegiada, es como jugártelo todo a una bala. Yo recomiendo darle 3 y hasta 4 vueltas a la materia entera, para que la domines (casi) totalmente.

En la primera vuelta irás leyendo, subrayando y haciendo resúmenes y esquemas de la materia, tema por tema.

En la segunda vuelta, priorizarás los temas profundizando más en la materia y quedándote con la base de todo, deduciendo conceptos si es posible. Saberlo todo y recordar lo más importante.

En la tercera vuelta, y sucesivas, usaremos más la memoria pura, recordando detalles y conceptos que son imposibles de deducir y que hacerlo antes supondría un gasto de energía para, probablemente, no acordarte al final. Es la vuelta del repaso rápido y detención en detalles. Sobra decir que los esquemas y resúmenes te ayudarán mucho en este punto.

Planifícate con suficiente tiempo como para hacer todo esto y para adaptarte si las condiciones externas no te favorecen (si te pones enfermo, si te surge un viaje, si quieres pegarte la fiesta…).

Otro punto a tener en cuenta es cuando tienes varias asignaturas juntas. Por ningún motivo se te ocurra estudiarte una asignatura grande en 4 o 5 días. Es preferible estudiar varias asignaturas a la vez con suficiente tiempo de antelación que dedicar a una 3 meses y a otra 4 días.

 

Todo aquello que deseas, está al alcance de tu mano. ¿Qué te impide tomarlo? ¿Eres tu propio freno?

Date alas, la vida volará contigo.

2. Descanso

El descanso en período de estudio es tan, o más importante, que el estudio en sí. Una mente estresada permanentemente y estudiando todo el día no es nada productiva, de ahí la importancia de la organización del estudio combinada con el descanso. El tiempo que estés descansando dedícalo a hacer lo que más placer te produzca.

De nada sirve vivir la vida en una angustia constante. Estar estresado permanentemente NO te va a ayudar a estudiar mejor, al contrario, tu mente se saturará hasta el punto de hacerte perder horas en la misma página. Hay que ser eficiente: dedicar el menor tiempo al estudio consiguiendo los máximos resultados, y ahí es fundamental el descanso.

Los que me conocen saben que hasta en período de exámenes he seguido saliendo como siempre con mis amigos y disfrutando… a veces hasta teniendo examen el mismo lunes, y he aprobado. Es decir, descansar no es sinónimo de suspenso, sino de claridad mental.

Procura dormir 8h, despejarte entre estudio de diferentes materias, ir al gimnasio, divertirte con tus amigos y amigas, echar un buen polvo si puedes y reírte mucho.

La vida pasa y no vuelve atrás ni por un momento. ¿Vas a desperdiciar algún segundo de tu vida haciendo algo que no quieres? ¿Vas a dejarte llevar por pensamientos que no llevan a ningún sitio?

¿O vas a aprovechar y exprimir cada instante de esta vida siendo positivo, optimista y dándote aquello que mereces?

Lo único cierto de la vida es la muerte. Vívela como si cada día fuese el último, no puedes saber si realmente lo será.

Sé fiel a la propia vida, aprovechando cada momento de pasión, de aventura…porque cada día que pasa, la vida se va y no espera a nadie.

3. Alimentación

La alimentación también es algo muy importante a tener en cuenta cuando estamos en período de estudio. Lo que comas antes de estudiar y el día del examen puede marcar la diferencia. No lo dejes al azar.

Hay gente que es partidaria de inflarse a azúcar para que el cerebro no se quede sin “combustible”. Cada vez que oigo eso me entra una risa muy irónica. Las bebidas azucaradas, los chocolates, dulces y demás mierda con “azúcar rápida”, lo más probable es que te despierten al principio y luego te den un hostiazo en la cabeza. Para los que no me entienden: te duerme y te despierta más el apetito, yendo otra vez a la nevera (si estudias en casa) o a comprar otras chucherías. Si son bebidas carbonatadas, te arriesgas a estar hinchado y con la barriga haciéndote ruiditos y con gases. Olvídate de comidas pesadas y minimiza los riesgos.

Si ves que andas un poquito flojo en tu rendimiento, cumpliendo el tipo de alimentación que te he indicado, puedes probar a suplementarte con productos como el Omega-3 o algún multivitamínico.

Buenos alimentos que te ayudarán a estudiar son los recomendados en el siguiente artículo.

-Pincha aquí.

Además, el chocolate puro dicen que también ayuda a la concentración, así como un café bien cargado SIN azúcar.

Antes de un examen, ni se te ocurra comer una comida copiosa. Un poquito de carne con un par de frutas y verdura o huevos puede ser suficiente. Créeme, tu cerebro tiene recursos de sobra, no se quedará sin azúcar.

Veamos un ejemplo para un día de examen a las 16.00h.

Desayuno: un par de huevos cocidos con una pieza de fruta. Chocolate negro y un té negro.

Comida (13.30h aprox): 400gr de carne a la plancha con verdura, una fruta y un café SIN azúcar media hora antes del examen.

Cena: cómete lo que quieras, te lo mereces por el esfuerzo 😉

4. Motivación

Sí, sé que a nadie le gusta el “placer” de estudiar. Pero piensa que es un medio para  conseguir un fin. Ya sea por vocación, porque quieres tener éxito, dinero o porque no te ves haciendo otra cosa.

Busca tu motivación, aquello que te mueve a hacer las cosas. Búscale el gusto y sácale partido, pues sólo con tu propia motivación podrás seguir adelante.

Si suspendes un examen, piensa que es conocimiento acumulado para cuando te vuelvas a presentar y que tendrás un largo recorrido hecho. Si apruebas, ¡pues mi más sincera enhorabuena! A por el siguiente.

Hazlo paso a paso, estudiar es una carrera de fondo de la que poco sirven los atracones. Ponte objetivos cortos, realistas, alcanzables y motivadores. Es normal tener momentos de flaqueza, pero tú puedes superarlos y tener lo que quieres al alcance de la mano. No seas tu propio freno, sino tu óxido nitroso hacia el éxito.

Y celebra, siempre celebra. Tanto si apruebas como si suspendes, celebra que la vida se mueve y estás vivo. Nada de bajones, nada de impotencias. Míralo con visión positiva. El tiempo nunca se pierde, sino que se invierte.

Para la motivación y estudiar mejor, hemos desarrollado este audio que potenciará tus ganas de estudiar y te dará la garra y la fuerza necesaria para que en tus momentos de flaqueza sientas ganas de ir a por todas.

estudiar-aprender-portada estudiar 4 trucos para estudiar mejor estudiar aprender portada

Factores externos que puede influirnos

1. Tipo de examen y contenido.

Según el formato del examen, habrás de estudiar de una manera u otra. No es lo mismo estudiar para un examen tipo test que para un examen de desarrollo, al igual que no es lo mismo si el examen es de tipo oral o escrito.

Para un examen de desarrollo te aconsejo que hagas resúmenes y esquemas. Un resumen te ayudará a compactar la información, además de ir reteniendo información poco a poco mientras vas redactando. El esquema te ayudará a repasar a “golpe” de vista, es decir, plasmarás las ideas clave, sin desarrollar, en un papel, de tal manera que de un vistazo seas capaz de recordar la información.

Un tipo especial de esquema que recomiendo, es el mapa mental. El mapa mental consiste en un esquema cuya idea central se sitúa en el centro del papel, y a partir del cual van saliendo ideas secundarias, de las que partirán a su vez, ideas terciarias y así sucesivamente. La idea, una vez más, es hacerlo lo más sencillo posible para su comprensión. De nada sirve desarrollar en profundidad un mapa mental, para eso ya tenemos los resúmenes.

Para un examen tipo test, a los que me he enfrentado a lo largo de la carrera de Medicina, el sistema de estudio varía un poco. Si bien los resúmenes siguen teniendo importancia por su capacidad para hacerte recordar detalles, así como los mapas mentales, lo ideal es acostumbrarte a hacer exámenes tipo test. Esto parece una tontería pero si te has enfrentado a los exámenes de autoescuela, sabrás de lo que te hablo: la materia que se imparte, poco se parece a las preguntas que hacen.

Hay varias formas de acertar preguntas de exámenes tipo test, pero haciendo exámenes de otros años que puedas conseguir (sobre todo si estás en la universidad) te acostumbrarás a la dinámica de ir respondiendo preguntas, fallándolas, saber por qué las has fallado o por qué las has acertado. Cuantos más test hagas, más te acostumbrarás al estilo de examen y más fácilmente “verás” la respuesta correcta. Evidentemente, aquí se combinan la teoría de la materia con la habilidad de hacer exámenes. Dos personas que saben exactamente lo mismo pueden sacar notas muy dispares si uno está acostumbrado a enfrentarse a los test y otro no. No subestimes este consejo, puede ser la diferencia entre un aprobado y un suspenso.

2. Estrés

Muchas veces, en nuestro periodo de estudio, nos encontramos con factores que pueden distraernos, como trabajo o tener que hacer varias cosas a la vez. La prioridad en este sentido es saber adaptarse y no dejarse influenciar psicológicamente pues, como hemos visto antes, el estrés no nos conduce a nada bueno, sólo a agotamiento y sufrimiento innecesarios.

“¿Quién eres? Eres la energía que te mueve día a día, el entusiasmo que te lleva a tomar acción para conseguir aquello que deseas…eres puro fuego, bella tenacidad constante que te coloca en el punto donde quieres estar.

Tú eres todo aquello que quieres ser.”

 

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

COMÉNTALO